Tatiana y Yeidckol no se hagan hagan rosca.

“Cuando decimos de alguien que está haciendo la rosca, lo que queremos decir es que está adulando a otra persona con el propósito de tratar de ganarse su confianza.” Manolo.

Por otra parte, con el afán de hacerse rosca Tatiana Clouthier ante López Obrador expresó en esta semana que culmina mediante un twitter: ¿Qué pasa en Oaxaca señor gobernador? para abordar el crimen perpetrado al alcalde de Tlaxiaco, Oaxaca  en otro twitter con el mismo afán de hacerse la rosca ante el presidente López Obrador, la líder del partido Morena Yeidckol Polevnsky diciendo que es indignante la violencia que en Oaxaca están sufriendo sus compañeros al ser asesinado el líder de Moreno en San José del Progreso e hirieron de gravedad a su esposa omitiendo ambas damas que la violencia es generalizada lamentablemente en todo el país y que el mismo presidente Andrés Manuel expresó en Albarradas en la zona de los mixes del estado de Oaxaca que una de las razones de las cuales se le va el sueño es la violencia e inseguridad que impera a lo largo y ancho de México y que piensa abatirla generando empleos otorgándoles a los mal llamados ninis mediante una beca para detonar la economía.
No sorprende la actitud de las citadas mujeres con el afán de sostenerse en el ánimo de quien les dio espacio en su partido Morena, al recordar el berrinche de Tatiana Clouthier que no ocupó una secretaría de estado y finalmente tiene su curul e insiste en su estrategia de combatir a todos los gobiernos que nos sean del partido que hoy esta en la presidencia.
La expresión original era un poco más larga e incluía la pista para entender perfectamente su significado: hacer la rosca como los pavos. Aludía a la costumbre de los pavos reales de desplegar su plumaje y enroscarse en torno a él, para así mostrarse más bello y atraer fácilmente a las hembras
La tradición de la Rosca de Reyes, es una costumbre que tomó la iglesia de los romanos incluyéndola en la celebración de la epifanía, que recuerda la revelación de Jesús a los Reyes Magos. Esta celebración cobró fuerza durante la edad media y llegó a México en los primeros años del virreinato.
La rosca se sirve acompañada de chocolate caliente. El chocolate también es un regalo de las gentes nativas del nuevo mundo. Una rosca se caracteriza por su forma redonda, sin embargo en México posiblemente porque cada vez eran más los invitados a la merienda, la Rosca de Reyes fue adquiriendo poco a poco una forma ovoide con el fin de que fuera más grande y alcanzara para todos los asistentes.

Dentro de esta rosca deliciosa, se esconde una estatuilla plástica del bebé  Jesús. El bebé está oculto porque simboliza la necesidad de encontrar un lugar seguro dónde Jesús podría nacer, un lugar dónde rey Herodes no lo encontraría. Cada persona corta una rodaja de la rosca.

El cuchillo simboliza el peligro en que el bebé Jesús se encontraba. Uno por uno los invitados inspeccionan su rodaja cuidadosamente, mientras anuncian que ellos no consiguieron la estatuilla. Quien quiera que consigue la estatuilla del bebé será el organizador, y también invita a todos los presente a una nueva celebración el 2 de febrero, día de la Candelaria y él conseguirá un nuevo ropón para vestir al bebé Jesús de la escena del nacimiento.
Actualmente la partida de la rosca ha contribuido a establecer lazos de convivencia en los centros de trabajo, puesto que esta tradición se ha hecho extensiva y ha dejado de ser exclusiva del ámbito familiar.

Los niños escondidos en la rosca se han multiplicado y los padrinos de los mismos han de regalar a los comensales con atole y tamales el 2 de febrero. En ocasiones se han llegado a los extremos de tragarse al niño para eludir el compromiso que dicta la tradición.

La navidad mexicana se extiende hasta el 2 de febrero, cuando la escena del nacimiento se guarda, y otra cena familiar de tamales deliciosos y chocolate caliente se sirve con el gran amor y felicidad.

La gente del pueblo, que se identifica con los sabios de oriente, no puede dejar de aspirar a la celebración navideña, ya que la percibe como más moderna. Aunque en el norte esta costumbre no tenga tanto arraigo como en el sur de nuestro país.
Así somos en México, mezclamos todas las tradiciones y las dejamos como nos conviene. Ergo, Tatiana y Yeidckol no se hagan rosca.

Jugadas de la Vida.
Entre los Tre-Ba del Tíbet, todos los hijos del mismo padre compartían una única esposa. Así que solo celebraban una boda por familia en cada generación.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."