Se acaba el mundo de caramelos para personas físicas evasoras en materia fiscal

Estimado lector. Ya no más caramelos, pirulís, dulces de tamarindo, es más, adiós a las colaciones.

Por muchos, pero muchísimos años, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) se dedicó a fiscalizar a las Personas Morales, pero esta meta ya la cumplió desde hace varios años y últimamente se ha dedicado a cerrar ciclos y a perfeccionarlos en esta materia, pues el fisco se dedicó ahora a fiscalizar personas morales, difiriendo (hasta ahora) la revisión fiscal a las personas físicas, consciente de que, lo que no se paga en las personas morales se va a las bolsas de las físicas, en forma de un patrimonio “encapuchado” que no ha pagado impuestos.

Explicaremos en los siguientes apartados los cambios que consideramos trascendentes en materia de fiscalización para personas físicas:

1. La espada de Damocles pende sobre la cabeza de las personas físicas que no pagan impuestos.

La fiscalización estará dirigida a mayor recaudación, destacándose los siguientes rubros:

– Depósitos en efectivo.

– Mal uso de régimen de incorporación fiscal.

– Pagos de tarjetas de crédito en efectivo.

– Incorrectos pagos de impuesto sobre dividendos y estrategias en reembolso de capital y de cooperativistas, entre otros, y por supuesto, el rubro líder asimilados a salarios.

Como todos sabemos no habrá por tres años ni nuevos, ni incrementos en los impuestos. Por lo tanto, es lógico pensar que la recaudación se incrementará con una más eficaz y eficiente fiscalización. El SAT está preparado y revisará intensivamente los rubros mencionados anteriormente. Así es que; cuidado compadritos, vecinos incómodos, familiares prósperos y personas que no están registradas en el padrón fiscal del SAT.

2. Ley de Extinción de Dominio.

En proceso de aprobación por actos de corrupción, donde las autoridades podrá adjudicarse las propiedades por caer en actos ventilados en la Ley de anticorrupción y que constituyen actos con gran perjuicio social y económico a la sociedad, donde también pudieran encuadrarse los de naturaleza fiscal.

3. CFDI Versión 3.3, Complemento de Pago y Cancelación.

Este cambio en el proceso permitirá a la autoridad el poder preparar los pagos provisionales y declaración anual de todas las personas físicas.

4. Auditoría Electrónica.

A partir de julio de este año, adiós a las auditorías presenciales, esto evitará la relación personal entre autoridades y contribuyentes evitando cualquier posibilidad de negociación, evitándose actos de corrupción.

5. De la casa grande, la chica y los Juniors.

Algunos expertos fiscales opinan que las cantidades que se suministran durante el año se documenten con un contrato de donación de entregas sucesivas y se declaren como un dato estadístico en la declaración anual de los beneficiarios, para no caer en discrepancias fiscales cuando son superiores a 600 mil pesos.

6. Discrepancia Fiscal.

Esta se presenta cuando se gasta y se invierte más que lo que se declara en un año, la autoridad puede aplicar 5 años atrás. Esto será el pan de cada día en lo sucesivo, su implementación será gradual.

7. Liquidaciones a la segura.

Desde 2014 la autoridad obligó a expedir CFDI por todos y cada uno de los ingresos de las personas físicas; bajo este esquema jurídicamente la autoridad tiene la posibilidad de ganar una controversia al cien por ciento sobre liquidaciones de créditos fiscales firmes.

8. Contabilidad Integral.

Se sugiere a las personas físicas llevar contabilidad de todas sus cuentas, personales, de inversión, de las actividades y guardar estados de cuenta de toda la documentación vía electrónica. Pues la autoridad puede auditar todas las cuentas bancarias.

Conclusión:

No podemos exigir al nuevo gobierno que se haga responsable de erradicar la corrupción si no empezamos por nosotros mismos, demos el primer paso o ya lo deberíamos haber dado antes. En realidad, ya vamos tarde. Pero esto es, mejor ahora es mejor que nunca.

Estamos en un cambio de época en donde las nuevas generaciones harán su patrimonio siendo capaces y eficientes, no como sus padres y abuelos, que practicaron el conocido deporte nacional.

El autor es Contador publico Certificado por el IMCP, especialista del IFECOM como visitador, conciliador y síndico. Cuenta con la licenciatura en ciencias jurídicas por la Universidad Cervantina. Es Socio Director general del despacho Elizondo Cantú.

Opine usted: direccion@elizondocantu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

 

El Financiero 

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."