La nueva reforma educativa, una de las principales promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador, podría concretarse para finales del mes de abril, anunció el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma.

Esto depende de la aprobación por la Cámara de Diputados de la iniciativa presentada por el presidente en diciembre pasado, la cual busca remplazar a la aprobada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Durante la presentación de la iniciativa, López Obrador anunció que se destinarán más recursos para combatir la deserción escolar, y ampliar la matrícula en los niveles medio superior y superior. También se pretende construir 100 universidades públicas y otorgar 300 mil becas a estudiantes de nivel superior de escasos recursos económicos, informó la agencia Forbes.

Moctezuma ha anunciado que la iniciativa presidencial pretende revertir la inercia de evaluar maestros primero y mejorar su capacitación después. Lo que se busca es implementar programas de profesionalización para los maestros, y evaluarlos, pero para buscar mejorar sus capacidades educativas, no para condicionar su permanencia laboral.

El titular de la SEP ha criticado la reforma emprendida durante la pasada administración, pues no había logrado eliminar malas prácticas añejas como la venta de plazas docentes, así como nóminas excesivas con privilegios para los funcionarios de la Secretaría como bonos y seguros de gastos médicos privados.

Por este motivo, Moctezuma anunció el recorte del 30 por ciento de la nómina de la SEP, de manera particular a empleados de confianza de mandos medios y superiores.

También informó que se han implementado medidas de austeridad como la eliminación de los seguros médicos particulares, así como la seguridad privada con la que contaba el secretario y sus subsecretarios.

Para la organización ciudadana, Mexicanos Primero, la iniciativa de reforma del presidente López Obrador pone en riesgo el derecho de la infancia y la juventud mexicana a un aprendizaje integral e incluyente.

A través de un comunicado, la directora general de la organización, Jennifer O’Donoghue, expuso que uno de los logros más importantes de la pasada reforma fue reconocer el derecho de cada niña, niño y joven al “máximo logro de aprendizaje”.

O’Donoghue considera que, con esta frase, México dio un gran paso en el entendimiento del derecho a la educación. Sin embargo, la iniciativa enviada a la Cámara de Diputados en diciembre pasado propone derogar esa frase de la Constitución, es decir, eliminar la obligación de las autoridades de garantizar que las niñas y niños aprendan.

Consideró que la iniciativa generaría un retroceso grave, pues dejaría sin obligación al Estado de garantizar el aprendizaje a través de maestros formados y acompañados, infraestructura, métodos y materiales educativos, y organización escolar que aseguren el desarrollo integral de cada estudiante.

Por su parte, David Calderón, Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero, exhortó al Legislativo a que “cumpla su papel en la democracia, al examinar con oficio, ponderación y honestidad la iniciativa presidencial y así modificar el texto a revisión, haciendo correcciones y ampliaciones en función del derecho a aprender”.

 

HuffPost México