Ciudad de México. El gobierno de México no prevé por ahora cambiar su política respecto a Venezuela, dijo este miércoles un portavoz de la cancillería, poco después de que el político opositor venezolano y líder del Congreso, Juan Guaidó, se proclamara presidente del país y Washington lo reconociera.

El nuevo gobierno de México, que asumió en diciembre, ha dicho que no intervendrá en los asuntos internos de Venezuela y que prefiere mantener abiertos sus canales diplomáticos con Caracas para ayudar a encontrar una solución a la crisis política de ese país.

La Jornada