El Congreso de Oaxaca aprobó ayer un punto de acuerdo a través de cual solicitó a los gobiernos estatal y federal “coordinar esfuerzos” para determinar cuántas ordeñas a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) existen en la entidad y establecer si alguna de las 250 estaciones de servicio que operan en el estado distribuye o ha distribuido gasolina robada.

Uno de los proponentes,  Ángel Domínguez Escobar, consideró que es altamente probable que en Oaxaca exista un sector de la iniciativa privada que haya decidido distribuir combustible hurtado para mejorar su margen de ganancias.

Ante ello, calificó como vital que tanto la Fiscalía General de la República, el Ejército Mexicano, la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca implementen operativos en toda la entidad con el objetivo de detectar casos de tráfico de combustible.

Con aquel punto de acuerdo, que fue aprobado por unanimidad, se busca, según lo establecido por el legislador de Morena, que en la entidad no se registren percances como el suscitado el viernes pasado en Hidalgo, donde una explosión en un ducto que estaba siendo ordeñado se tradujo en la muerte de casi 100 personas.

Incluso, Domínguez Escobar se pronunció a favor de que las autoridades estatales y federales implementen retenes en los que se revise la procedencia del combustible que circula en pipas por todas o la mayoría de carreteras locales.

“Hay muchas posibilidades (de que existan tomas clandestinas en la entidad). Hoy en día los grandes jefes del huachicoleo están desesperados y están buscando la manera de cómo llevar producto robado a las estaciones”, apuntó.

–¿Cree que estados como Oaxaca padezcan del efecto cucaracha, que bandas que operan en otras entidades se trasladen a estos puntos?

–No sabemos si sea el efecto cucaracha, pero yo creo que (las bandas) están tratando de llamar la atención.

–¿Existe la posibilidad de que algunas gasolineras vendan huachicol?

–Hay mucha gente que cuando ve que le puede ir mejor comprando gasolina a menor precio dice: ‘De aquí soy’ y busca la manera de poder sacar adelante sus gasolineras, pero, al final, no le conviene al consumidor sino a ellos porque ellos están haciendo negocio.

–¿Tienen registro de algún número de gasolineras que estén bajo sospecha?

–Aún no, no lo hemos tenido; estamos viendo lo que está pasando en otros estados; por eso estamos alertando que no pase en Oaxaca; no queremos tener un caso como Hidalgo.

–¿Pero es prácticamente un hecho que hay industria de huachicol en Oaxaca?

–No dudo. Así como hay una mayor parte de estaciones de servicio donde sus dueños obtienen ingresos con el sudor de su frente, honradamente, hay un sector que está trabajando de manera ilegal, consideró.