REPORTE INDIGO

Las graves quemaduras y respiración de aire caliente durante la explosión, propiciaron la delicadeza del estado de salud de los heridos

La Secretaría de Salud (SSA), reportó 114 muertes tras la explosión del pasado 18 de enero en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, de acuerdo con el último reporte generado a las 22:00 horas de ayer.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la SSA, Hugo López-Gatell Ramírez, detalló que de los 114 decesos, 46 fueron pacientes hospitalizados por las quemaduras que sufrieron.

Informó que continúan 33 personas hospitalizadas, de las cuales 23 están en unidades de la Ciudad de México, cuatro en el Estado de México, tres en el estado de Hidalgo y tres en Galveston, Texas.

La SSA detalló que algunos de los pacientes hospitalizados tienen más propensión a presentar infecciones sistémicas en riñones, en la función cardiovascular y en las vías respiratorias, debido a que en la explosión respiraron aire caliente y sufrieron quemaduras en tráquea y bronquios.

Mientras que el doctor Hugo López-Gatell aseguró que el sector salud atendió la emergencia de manera coordinada, lo que permitió dar respuesta oportuna y salvar vidas.