5 puntos para entender el caso de Luisa Cantú y el acoso a periodistas mexicanas

Texto: Berenize Rosales.

Según datos de una encuesta publicada en noviembre de 2017 por la Federación Internacional de Periodistas, una de cada dos mujeres periodistas ha sufrido acoso sexual, maltrato psicológico, acoso online y otro tipo de formas
de violencia de género en su espacio de trabajo.

Durante una transmisión en vivo con Mercedes Jiménez —directora del Museo de Historia Natural— sobre la exposición ‘A lo marciano. Un vistazo al planeta rojo’, la periodista
Luisa Cantú se equivocó y cambió la palabra “puertas” por “piernas”.

  “Gracias por abrirnos las piernas”, dijo.

1. Un error humano que cualquiera puede cometer…

Esto ha sido suficiente para cosificarla; para que colegas y desconocidos se tomen el derecho de hablar sobre su vida sexual y opinar sobre su cuerpo. Esta situación no es aislada, pues ocurre principalmente con conductoras de televisión que por
su imagen, son agredidas a través de redes sociales con comentarios misóginos y lascivos.

A principios de 2017, ONG Versus —organización no gubernamental que busca fomentar debates sobre la discriminación de género, clase y raza con el fin de mejorar los contenidos en el periodismo de deportes— compartió un video en el
que se exponen mensajes misóginos y de acoso sexual que día a día conductoras como Jimena Sánchez, Vero Rodríguez y Marion Reimers reciben no solo por su aspecto físico, sino por el
simple hecho de ser mujeres y hablar sobre temas que “no les corresponden” como los deportes.

 

2. Su columna para Mexico.com.

La conductora de ADN 40 asegura que alguien de su trabajo se metió al archivo donde se guardan las grabaciones de los noticieros, cortó esa parte del video y la compartió por Whatsapp, lo que ocasionó que se viralizara.

3. Grupo Formula, La Silla Rota, TV Notas y Sdpnoticias exhibieron la equivocación de la conductora.

Los errores humanos, en su mayoría, son graciosos. Sin embargo, exponer a una colega —o a cualquier persona— a una situación de vulnerabilidad no debería formar parte de la agenda. ¡No debería ser noticia!

4. Acoso sexual en su espacio de trabajo.

En la reflexión que realiza, Cantú afirma que no puede contar la cantidad de veces que durante su trabajo ha sido acosada sexualmente; ya sea por un “accidental” beso en la comisura de los labios o un “inocente” roce en la cintura o piernas.

Las mujeres periodistas además de enfrentarse al machismo en las redacciones, son víctimas de agresiones en espacios de cobertura. Un ejemplo reciente es María Fernanda Mora, periodista deportiva de la cadena Fox Sports,
que fue acosada por un aficionado de Chivas mientras realizaba una transmisión en vivo durante el triunfo del equipo tapatío en la final de la Liga de Campeones de la Concacaf 2018.

“Cada vez he sonreído y me he tragado lo incómoda e insegura que me han hecho sentir. Algunas veces he ido a esos cafés y cenas, y otras sólo he contestado ‘sí, nos ponemos de acuerdo después’, y no lo que de verdad me gustaría decir porque la verdad es que necesito mi empleo,
señala Luisa Cantú.

5.  Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares.

De acuerdo con información del sondeo, el 91.2% de las mujeres que experimentan violencia física o sexual a lo largo de su vida no solicitan apoyo de ninguna institución ni interponen una queja o denuncia ante alguna autoridad debido a las represalias
o consecuencias que eso pudiera ocasionar.

Pero calma, las exageradas somos nosotras. Ustedes están bien. Pero como díria Sor Juana Inés de la Cruz:

“onvres necios que acusáis a la mujer sin razón…”

Fuente: LifeBoxSet