Oaxaca, Oax. El día de la Candelaria, una celebración católica llena de fe, pero también de ricos sabores, en donde la tamaliza no puede faltar y es entorno a ella que se  reunen  las familias en Oaxaca.

Esta es una fiesta en honor a la “Virgen de la Candelaria”   también es cuando  inaliza el periodo navideño, una vez que han pasado 40 días después de haber festejado la navidad, el nacimiento del Niño Dios.

Los tamales son para festejar al Niño Dios y lo tienen que hacer quienes son padrinos del festejo, es decir si les salió el “niño” en la partida de la rosca el 6 de enero o día de Reyes.

Los tamales son la parte icónica de esta celebración, en los puestos en mercados y calles se agotaron a temprana hora. Los hay de  diversos sabores envueltos en hojas de plátano o de totomoxtle.

Los de raja, mole, chepil, frijol y hasta cochinita son algunos de las variedades que se degustan en este día y que tuvieron que encargar con anticipación o en su defecto haber comprado los ingredientes para prepararlos.