Mucho daño ha hecho a Oaxaca el odio de los grupos y mafias políticas entre sí. El gobernador Alejandro Murat es víctima diaria de los enemigos de su padre, José Murat, más que de él mismo.

Para golpear a Pepe Murat sus enemigos dentro y fuera del Partido Revolucionario Institucional insisten cotidianamente, sin conseguirlo, en sabotear el trabajo del joven mandatario oaxaqueño.
De igual manera lo ha hecho el odio de los dirigentes públicos y clandestinos de las organizaciones sociales radicales. Casi medio siglo desde los 70 de movilizaciones en sus diversas modalidades.
Ahí están las movilizaciones desde hace 39 años de la Sección XXII de la CNTE. Marchas, bloqueos de calles y carreteras, toma de oficinas, retención de funcionarios y vehículos, robo de mercancía.
A quienes por apatía, cobardía o complicidad niegan esta realidad, ahí está el estallamiento de huelga en la UABJO por el STEUABJO, uno de los sindicatos parásitos que la sangran desde los 70.
Estos grupos de presión han sido creados por las mafias políticas nacionales y locales. Son financiadas y protegidas desde hace medio siglo por los gobiernos del PRIAN y de la izquierda.
Su principal fuente de riqueza mal habida es acrecentar la ignorancia y la miseria. Ésa es la razón de fondo de la agitación, subversión y terrorismo de la CNTE y los grupos armados que le apoyan. 
En los 70 destruyeron las unidades productivas agropecuarias. Utilizaron como siempre al pueblo pobre y no tan sabio para invadir tierras. El pretexto, luchar contra terratenientes y latifundistas.
¡Oh hipócrita ironía de esos falsos luchadores sociales! Son los nuevos ricos, terratenientes y latifundistas, dueños de parques eólicos, monopolistas del transporte “pirata”, taxis y mototaxis.
Destruyeron y destruyen empresas, a través de la creación de sindicatos independientes en las diversas regiones del Estado. Destruyen la educación básica, a través de la Sección XXII de la CNTE.
A la luz de estos hechos a la vista de todos, nadie ha dañado más a los oaxaqueños que la partidocracia. Gobiernos del PRI, PRD y, ahora, de Morena, siguen destruyendo la universidad pública.
Con razón, el investigador de la UABJO Samael Hernández Ruiz afirma que la táctica “movilización-negociación-movilización” es una estrategia para crear conflicto, no para llegar a la negociación.
“El objetivo de la táctica es crear condiciones sociales que hagan que la gente al final pida a gritos que se conceda a los maestros, lo que piden”, explicó el Premio Nacional de Educación 1984.
El objetivo táctico es crear tensión social, para que la sociedad se polarice y diga: ‘Ya resuélvanles’ o ‘reprímanlos’. Eso se combina con la negociación para hacer viables sus demandas”.
Afortunadamente, a pesar del odio de los enemigos del pueblo y gobierno, Oaxaca crece económicamente. Si Andrés Manuel cumple sus promesas está asegurado, por fin, el desarrollo.
De ahí que es una prioridad triple “A” para el gobernador Alejandro Murat mantenerse vigilante y demandar de manera, cordial y respetuosa, que se hagan realidad los proyectos anunciados.
Gracias a Dios, de acuerdo con los resultados del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal para el trimestre julio-septiembre de 2018, del INEGI, Oaxaca registró un crecimiento del 4.8 por ciento.
En el panorama nacional Oaxaca destaca dentro de los estados con mayor crecimiento económico.
De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI; es el tercer estado que presenta mayor crecimiento económico a tasa anual del tercer trimestre 2017 al tercer trimestre de 2018.
Oaxaca supera a la Ciudad de México, incluso a estados más desarrollados industrialmente como Nuevo León, Yucatán y Aguascalientes en la tasa anual medida por ese instituto.
En el segundo trimestre del 2018 el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) reportó un aumento del 5.6 por ciento, ocasionado por las actividades primarias, secundarias y terciarias.
En el tercer trimestre del 2018, Oaxaca se mantuvo a la par de su estado vecino, Veracruz, en el total de la economía respecto a las demás entidades. Oaxaca aportó 0.8 puntos porcentuales al crecimiento nacional.
Estos datos arrojados por el INEGI son resultado de la estrategia del mandatario estatal Alejandro Murat Hinojosa, quien ha vuelto a Oaxaca un estado atractivo para inversiones de grandes dimensiones, a pesar que al término del gobierno anterior de Gabino Cué –tercer trimestre de 2016– el crecimiento apenas fue de 0.2 por ciento.
Por un lado, debido a la inversión en energía eólica por más de mil 200 millones de dólares de Mitsubishi y otras empresas del sector, únicas en su tipo en la historia de Oaxaca, gracias a la gobernabilidad y paz social alcanzada en los último dos años en la entidad sureña.
El secretario de Economía, Juan Pablo Guzmán Cobián, sostuvo una reunión de trabajo con el coordinador del Proyecto para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec y el Corredor Transístmico, Rafael Marín Mollinedo, con quien se elaboró una agenda de trabajo para impulsar este importante proyecto que detonará el desarrollo de la zona sur-sureste de México.
El Plan de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec tiene como eje rector el Corredor Interoceánico. Su objetivo es fortalecer la infraestructura entre los Puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, así como la modernización del ferrocarril en la zona.
Asimismo, contempla la  rehabilitación de la red carretera, el fortalecimiento de la conectividad digital, aeroportuaria y la dotación de servicios básicos a la población.
Este encuentro, deriva de la visita realizada por el presidente Andrés Manuel López Obrador a Salina Cruz en diciembre pasado, en la cual expresó su apoyo para el desarrollo de Oaxaca a través de una inversión histórica que permitirá cerrar gradualmente las brechas de desigualdad.
El Secretario de Economía refirió que sin duda, Oaxaca es el nuevo motor de crecimiento económico de México y refrendó su compromiso para impulsar  acciones en beneficio de las y los oaxaqueños.
En su oportunidad Marín Mollinedo refirió que para la actual administración federal, Oaxaca es una de las entidades prioritarias para fortalecer su desarrollo y la dinámica económica.
Cabe recordar, que el Gobierno de México, anunció una inversión por ocho mil millones como parte del Proyecto de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec, el cual atenderá el rezago económico y social de la región sur-sureste del país.
Sería una burla imperdonable que los ambiciosos proyectos anunciados con bombo y platillos por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en Oaxaca quedarán, otra vez, en simples promesas. Si se hacen realidad, la vida de los oaxaqueños cambiará radicalmente.
A los estudios técnicos para la rehabilitación de los 300 kilómetros del Tren Transístmico Salina Cruz-Coatzacoalcos, se asignaron este año escasamente 900 millones de pesos en el presupuesto federal, que equivalen a 3 pesos por kilómetro. ¡Por favor, seamos serios!

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila