De cada 10 aficionados que estaban en las inmediaciones del estadio, ocho eran de fans de Tom Brady y compañía

El día del partido no fue la excepción, pese a ser una ciudad relativamente chica, todo estaba preparado para recibir a los más de 70 mil aficionados que acudieron al Mercedes-Benz Stadium, los accesos, los alrededores del estadio, las actividades y eventos que hay en un Super Bowl.
Los aficionados de los Patriots tomaron las calles el fin de semana, también el día del partido y en el estadio, quizá en señal y conocimiento de que podría ser uno de los últimos o quizá el último que dispute el legendario Tom Brady, ícono de la franquicia, quién le ha dado vida y convertido en una de las dinastías más grandes en todos los deportes profesionales, Atlanta se convirtió en Foxborough por momentos. De cada 10 aficionados que estaban en las inmediaciones del estadio, ocho eran de los Pats.

Los Rams por su parte, una franquicia que apenas se está estableciendo en su nueva casa, la ciudad de Los Angeles, tenían menos apoyo en las gradas, quizá los angelinos todavía no terminan por tomarle mucho amor por su equipo local y los aficionados de San Luis, seguramente siguen dolidos por la partida de los suyos.

El destino nos dio una historia interesante, la leyenda de Tom Brady comenzó en 2001 en contra de los Rams, quizá esa historia, al menos en capítulos de Super Bowl, se cierre contra la misma franquicia, en aquella ocasión, el show comandado por Kurt Warner llegó como favorito claro, hoy las cosas cambiaron, hoy Brady no podría ser otra cosa que no sea el favorito para ganar su sexto anillo de Super Bowl.
Atlanta mostró en varios aspectos que merece tener otro SB, fueron unos anfitriones fantásticos y dueños de la casa más bella de toda la liga, el Mercedes-Benz Stadium es sencillamente impresionante.

*Record