El 4 de febrero de 2004 fue fundada la red social Facebook, por lo que este lunes cumple 15 años de existencia, sumando más de dos mil 100 millones de usuarios en el mundo, de lo cuales, México, el quinto país con más seguidores, contribuye con 85 millones.

La red social cambio la forma de comunicarnos con la misión de “dar a la gente el poder de crear comunidades y acercar más al mundo”.

Fabián Romo, director de Sistemas y Servicios Institucionales de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación (DGTIC), de la Universidad Nacional Autónoma de México, detalla que “usada con libertad y responsabilidad, ésta, como cualquier otra red social, puede ser una estupenda herramienta; pero si se le usa indebidamente es un absurdo y un peligro”.

¿Una herramienta o un peligro?
El experto de la UNAM, lamentó que la tecnología y las redes avancen más rápido que la educación de la sociedad sobre su uso, pertinencia y revisión de contenidos. “Hay mucha información falsa, agresiva, de discriminación. Ha potenciado la comunicación, pero también actitudes o comportamientos no ideales para la sociedad”.

Sin embargo, Facebook también ha fungido como una herramienta útil en diversos desastres, como los sismos del 2017 que sacudieron a México .

Entre los aspectos negativos están su modelo de negocios, que consiste en vender la información que los usuarios colocan en la red cada vez que dan un clic. Estos datos son analizados por inteligencia artificial, con algoritmos que se van autoprogramando para encontrar patrones de consumo.

Gerardo Dorantes, especialista en tecnologías de la información y comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), expuso que la venta de información no era tan criticada hasta que empezó a hacerse con datos de política, para las campañas electorales.

Protección de datos
Ante las últimas filtraciones de datos en Facebook, ambos especialistas subrayaron que es imperativo discutir la regulación de los recursos en línea, pues están en juego aspectos como la privacidad, la protección de las garantías individuales, el derecho de asociación, la libertad de expresión y derechos de autor, entre otros.

Finalmente, Fabián Romo destacó que aunado a la reglamentación que se pueda establecer, está también la conciencia de los usuarios respecto a si lo que publican no daña a alguien, si es verídico e indispensable, o si aporta algo relevante a su red social.

 

Publímetro