Hallan irregularidades por más de 300 mdp en penal de Tanivet

La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) pagó más de 547 millones de pesos para la instalación de seguridad electrónica y otras plataformas tecnológicas en el Centro Penitenciario de San Francisco Tanivet, Tlacolula de Matamoros, a precios “inflados” o sobreprecios al doble de su costo real y con fallas en su operación, según un informe interno del Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFEO), antes Auditoría Superior del Estado).
El documento al que tuvo acceso EL UNIVERSAL detalla que el contrato a esta empresa se adjudicó de manera directa por la SSP entonces bajo la titularidad de Alberto Esteva Salinas, actual director de Administración de la alcaldía Álvaro Obregón en la Ciudad de México.
A través del acuerdo número CABS/XXVIII-SO-003/2014 de fecha 31 de julio del 2014 emitido por el Comité de Adquisiciones de Bienes y Servicios del Poder Ejecutivo, se autorizó a la Secretaría de Seguridad Pública realizar la contratación, bajo el número SSP/OM/DRMS/POA/AD/013/2014, adjudicado de manera directa el 28 de agosto de 2014.
El programa se denominó “Solución Integral de Seguridad Electrónica, Plataformas Tecnológicas, Equipamiento e Implementación del Centro Penitenciario de Tlacolula de Matamoros, Oaxaca” y el cual consistía en la instalación de “10 sistemas implementados del centro penitenciario”.
De acuerdo con la información del OSFEO, el costo de la contratación incluido el IVA fue de 547 millones 261 mil 486.46 pesos; pero se encontró una estimación de precios de mercado, los cuales presumiblemente muestran un exceso en el cobro de los sistemas.
Lo anterior, porque el costo real aproximado del servicio contratado es de 239 millones 312 mil 282.43 pesos; es decir, 43.72 por ciento de lo que la SSP de Oaxaca pagó a esta empresa.
Materiales de mala calidad
No sólo se pagaron precios inflados. De la inspección física realizada al centro penitenciario de Tlacolula de Matamoros, el informe señala que se constató que la seguridad electrónica, plataformas tecnológicas y equipamiento del centro penitenciario, presentan fallas en el sistema de operación.
Otra de las irregularidades encontradas es que el contrato sólo tenía establecido una vigencia de 12 meses (del 28 de agosto de 2014 al 30 de noviembre de 2016), periodo en que la empresa debía realizar la instalación de los sistemas de seguridad y los otros servicios contenidos en el contrato y tardó 28 meses en terminar el trabajo y entregarlo.
El penal varonil ubicado en la localidad de San Francisco Tanivet fue inaugurado el 30 de marzo de 2016 por el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo pero aún sigue sin ser utilizado.
La obra costó cuatro mil 542 millones de pesos y se edificó para albergar a un mil 584 internos con el fin de cerrar seis reclusorios en malas condiciones o que dejaron de cumplir con su función, según los datos de la Secretaría de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial (Sinfra).
En junio de 2018, diputados de la 63 Legislatura del Congreso del Estado aprobaron por unanimidad la creación de un fideicomiso que permita concluir la edificación del reclusorio varonil de Tanivet, Tlacolula, ubicado a 30 kilómetros de la capital y operarlo al máximo de su capacidad.
La iniciativa presentada por el titular del Ejecutivo Estatal y que fue aprobada por los legisladores locales otorga la desincorporación de 19 lotes, equivalentes a 278 mil 678 metros cuadrados, “lo que le permitirá dotarlo de la infraestructura y equipamiento necesario para alcanzar la reincorporación social de los reclusos”.
La Contraloría General del Estado y la Fiscalía Anticorrupción de Oaxaca dan seguimiento al caso y tienen avanzadas las investigaciones.

 

El Universal