A pesar de que desde que se inició el programa de combate al robo de combustible se ha logrado la detención de 600 presuntos responsables, debido a la laxitud que existe en la legislación vigente solamente 60 de ellos –el 10 por ciento- permanecen en calidad de detenidos, informó el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Durante su conferencia matutina exhortó al Congreso a agilizar la aprobación de las reformas que convertirán en delito grave al robo de combustible. Señaló que en la actualidad se han presentado ya 200 denuncias en la Fiscalía General de la República relacionados con este delito.

Por otro lado, informó que prácticamente ya se ha resuelto el problema del desabasto en todo el país aunque aún permanecen algunas zonas en Guanajuato y Querétaro donde aún existen problemas. En este contexto, López Obrador indicó que a partir de hoy, las primeras pipas que fueron adquiridas para reforzar la distribución del combustible comenzarán a funcionar.

 

La Jornada