México, 13 de febrero. Nacido en Sinaloa, cuna de grandes capos, el nombre de Joaquín El Chapo Guzmán Loera comenzó a destacar en la década de los 80 en las filas del narcotráfico con el patrocinio de Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino; Rafael Caro Quintero, El Narco de Narcos, y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto.

Oriundo de Badiraguato, Joaquín Guzmán tuvo la oportunidad de trabajar en el llamado cártel de Guadalajara, de Félix Gallardo.
Sin embargo, con la captura de Caro Quintero, Fonseca Carrillo y Félix Gallardo por el secuestro y homicidio del agente de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Kiki Camarena Salazar y el piloto Alfredo Zavala Avelar, en febrero de 1985, el cártel de Guadalajara se fraccionó.

Entonces surgieron otros grupos, como los cárteles de Tijuana, de los Arellano Félix; de Juárez, de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, y el de Sinaloa, de Joaquín Guzmán Loera; Héctor El Güero Palma; Juan José Esparragoza, El Azul; Ismael El Mayo Zambada e Ignacio Nacho Coronel.

Cuando comenzó a despegar su grupo, El Chapo Guzmán buscó otra forma de traficar droga por medio de túneles entre la frontera de México y Estados Unidos; luego innovó una ruta por mar con submarinos y barcos, hasta que se convirtió en el cártel más poderoso en el escenario mundial.
Su primera captura fue en 1993. Guzmán Loera estaba en Guatemala, donde fue detenido y trasladado a México para ser recluido en el penal de Puente Grande, en Jalisco.

Con el apoyo del entonces subdirector de seguridad del penal, Dámaso López Núñez, El Licenciado –quien testificó en contra de El Chapo en su juicio de Estados Unidos–, el capo se fugó de esa prisión en 2001.

Pasaron 13 años para que el líder del cártel de Sinaloa fuera reaprehendido –en esta ocasión por la Marina-Armada de México– en Mazatlán. A continuación fue internado en el penal de máxima seguridad de El Altiplano.

El Chapo Guzmán Loera logró burlar la seguridad y habría usado su estrategia para traficar drogas en la fuga de julio de 2015, mediante un túnel que conectaba su celda con un predio en construcción en el exterior.
Las autoridades comenzaron a interceptar llamadas para ubicarlo y en enero de 2016 se anunció su recaptura. De nuevo la Marina encabezó la operación en Los Mochis.

Un año después, El Chapo Guzmán fue entregado a Estados Unidos donde ayer el capo de 61 años de edad fue declarado culpable en la corte federal de Brooklyn en Nueva York.

*La Jornada