La Guardia Nacional, única posibilidad para enfrentar el crimen

“Ofensivo”, asegurar que con la Guardia Nacional se militarizará el país:  Almirante Ojeda Durán

Parte de Novedades

Los que ahora critican la propuesta de la Guardia Nacional aplaudían que los soldados y marinos se hicieran cargo de enfrentar a las mafias. Las voces anacrónicas que no comprenden lo que es la militarización siguen en su estruendo subjetivo. 

Afirmar categóricamente que las cuentas de las fuerzas armadas quedan a deber en todos los sentidos, es falso. Por supuesto que soldados y marinos son más letales que cualquier corporación policíaca, por una simple y sencilla razón, tienen adiestramiento profesional, capacidad, doctrina y espíritu de cuerpo que hacen efectivas sus acciones.

La letalidad real en México la producen los criminales y no por respuesta a los operativos de las fuerzas armadas, más bien son resultado de la lucha por obtener el poder entre organizaciones delictivas.

La única posibilidad que tenemos para enfrentar el tema de la criminalidad son dos instituciones de primera línea: el Ejército y la Marina, los militares que realizan tareas de seguridad en las calles serán remplazados por policías militares, navales y federales, que formarán parte de la Guardia Nacional,  cuyo mando será civil, y contara con estado mayor militar y todas la operaciones serán responsabilidad de las fuerzas armadas con la autorización de un civil con conocimiento del tema.

La Guardia Nacional es una fuerza pública de características militares que está conformada por ciudadanos, obedece las órdenes de los gobernadores estatales y su objetivo es brindar seguridad y defensa a los ciudadanos para contribuir al desarrollo nacional, según la definición histórica y jurídica del Capitán de Fragata del Cuerpo General Diplomado del Estado Mayor, Alan Ruiz Moreno, usada en su libro “Sobre la Guardia Nacional en México”.

Otros especialistas en la materia dicen que por guardia nacional, se entiende al cuerpo equipado con armamento que existe en diversas naciones, con determinadas atribuciones y facultades que varían según la región. En algunos casos, la guardia nacional constituye una organización de civiles armados que busca defender una causa o garantizar la seguridad en un cierto territorio.

En México la nueva corporación esta proponiendo acabar con el desempeño en la que han venido actuando las fuerzas militares; además, se dice que dará cobertura al trabajo de la seguridad pública con una visión democrática; es decir, limitando el uso de la fuerza a un marco de legalidad y de respeto profundo a los derechos humanos.

Las Brigadas de policías militares y batallones navales tienen una formación distinta a la del personal castrense que actualmente está en las calles, y esto los califica para los temas de seguridad pública.

Los institutos militares son los únicos con el personal, capacidad, adiestramiento, disciplina, mecanismos de ascenso, de recompensa, de reconocimientos militares, espíritu de cuerpo e instalaciones en cada región del país para empezar a conformar la Guardia Nacional y capacitar a sus futuros integrantes.

La Guardia Nacional al principio va a ser un cuerpo adicional en la Sedena con identidad propia y programas de capacitación distintos a los que tiene el personal militar regular y tendrá un estado mayor militar ajeno completamente al estado mayor de la Sedena.

El tema no es la militarización, pues no depende de que estén ubicados en la Sedena, (sino) de la formación de los integrantes de los cuerpos de seguridad. En este caso, los de la Guardia Nacional tendrán una formación específica para prestar servicios a la seguridad pública.

La institución que actualmente garantiza optimizar el funcionamiento de la Guardia Nacional es la Sedena y Marina por la formación que van a recibir. Si tuviéramos el número de mandos civiles adecuados, formados, capacitados, la decisión de una Guardia Nacional  hubiese sido distinta. Pero no lo hay en este momento, la gran mayoría de los mandos son corruptos.

En cambio, se, tienen ya incorporándose 35 mil policías militares de las distintas Brigadas de Policía Militar con que ya cuenta la Sedena en diferentes regiones del país, casi 8 mil navales que conformaban parte del cuerpo de la Infantería de Marina y otro tanto pudieran ser de la Policía Federal.

Desde hace mucho tiempo los cuerpos militares han estado en la calle haciendo funciones que no le competen en desplazar a las diferente corporaciones de seguridad pública en diferentes estados, por su relación con el crimen organizado.  Esto ha provocado que diferentes instancias hablen de la militarización.

Durante la comparecencia de los titulares de la Defensa, Marina y Seguridad ante los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, que dictamina la minuta por la que se crea la Guardia Nacional, los responsables de la seguridad nacional (Sedena y Semar) salieron al paso de las críticas y pidieron dejar de lado las simulaciones, ya que –coincidieron sin tener el marco jurídico interno de seguridad desde hace 18 años se dedican a combatir la delincuencia, la inseguridad y la violencia, sin que una ley los proteja.

Es ofensivo el señalamiento de que se militarizará el país, les comento el almirante secretario Ojeda Durán, y les sostuvo que las fuerzas armadas han cometido errores, pero también han puesto los muertos. Les Aseguró también que la creación de la Guardia Nacional es la oportunidad para que, finalmente, los militares regresen gradualmente a sus cuarteles.

Hay que decir que a los militares y marinos los aventaron a esas batallas sin ningún entrenamiento en materia de seguridad, ni derechos humanos ni nada por el estilo y  han ido aprendiendo. Les  ha costado vidas; han tenido a muchos elementos en las cárceles por cometer errores, pero se puede  constatar que han  dando solución a los problemas.

El general Sandoval González lamentó que haya siempre reconocimiento para la labor del Ejército por lo hecho en los años recientes en la lucha contra el crimen organizado, pero gran desconfianza para lo que queremos hacer.

Ello es incongruente, aseveró, e insistió en que el Congreso nunca les dio el marco jurídico necesario para enfrentarse a las bandas criminales, pero ahora debe dársele a la Guardia Nacional, una corporación con mando civil, cuyos integrantes tendrán entrenamiento, jerarquía y estructura militar y estarán capacitados para respetar los derechos humanos.

Nosotros no permitiríamos una militarización, porque somos institucionales, democráticos. No somos políticos, pero somos ciudadanos y así como ustedes hablan de que sienten el pulso de la sociedad, nosotros, los militares, lo sentimos también y más que ustedes.

El titular de Marina agregó: Los reclamos no son para ustedes, son para nosotros: los muertos los ponemos nosotros, las críticas las sentimos nosotros.

Tanto el almirante Ojeda como el general Sandoval resaltaron que la (GN) es un modelo similar al que opera en países como Francia, donde tienen una gendarmería desde hace 200 años. Insistieron asimismo en que sus integrantes deben formarse en un régimen de disciplina castrense y profesionalización policial.

Explicó que ninguna policía, por muy bien entrenada que esté, puede funcionar si no tiene disciplina militar, la que se basa en el espíritu de cuerpo y de sacrificio. Puso como ejemplo que muchos soldados duermen en el piso y comen lo que pueden porque tienen esa disciplina castrense.

El Ejército, agregó el titular de Sedena, capacitará a los integrantes de la (GN)para la proximidad social, con énfasis en el respeto a los derechos humanos y con límites al uso de la fuerza.

No existe un “amplio rechazo” de la sociedad al mando militar en la guardia nacional. es más, para la sociedad, lo que importa es el resultado y no quien tenga la operación para dejar de seguir siendo víctimas de los criminales.

A la sociedad no importa siquiera si se llama Guardia Nacional o Gendarmería, o como se le quiera poner. A la gente lo que importa es poder salir tranquila a la calle, importa que los criminales no les cobren derechos que se supone pagan con sus impuestos.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."