"El Papa Francisco convocó a una histórica cumbre para la protección de los menores en la Iglesia"

Del 21 al 24 de febrero se desarrolló en Roma una reunión sobre la prevención de abusos a menores y a otras personas vulnerables en el seno de nuestra Iglesia Católica; esta cumbre, que reunió a los 114 Presidentes de las Conferencias Episcopales del Mundo entero (entre ellos Mons. Rogelio Cabrera López, de México), fue convocada por el Papa Francisco, luego de escuchar el consejo del grupo de Cardenales que le asesora en la Reforma de la Curia Romana (grupo conocido como el C9).

En la inauguración nuestro Sumo Pontífice explicó que ante el flagelo del abuso sexual perpetrado por hombres de la Iglesia que han dañado a los menores, decidió convocar a Patriarcas, Cardenales, Arzobispos, Obispos, Superiores Religiosos y otros responsables de algunos Dicasterios Vaticanos, para que juntos escuchen al Espíritu Santo y con docilidad escuchen el clamor de los pequeños que piden justicia. Recordó a los 190 participantes el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial, que les obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda sobre cómo enfrentar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad. Dijo que el santo pueblo de Dios les mira y espera de ellos no sólo condenas simples y obvias, sino medidas concretas y efectivas.

El Padre Federico Lombardi, exportavoz del Vaticano, actualmente Presidente de la Fundación Joseph Ratzinger y quien funge como coordinador y moderador de esta cumbre, expresó que ciertamente en tres días no se solucionan todos los problemas, pero esta reunión es un gran paso adelante que nos invita a dar el Papa en la dirección de una conciencia y solidaridad de la Iglesia Universal; se busca que los Obispos vuelven a sus casas y Diócesis con una idea muy clara y decidida de lo que tienen que hacer ante estos crímenes que no solamente son graves en sí mismos, sino que causan un sufrimiento muy profundo y consecuencias de por vida; el punto de partida, dijo, es la escucha a las víctimas. Explicó que los responsables no sólo lo son delante de Dios y de su conciencia, sino también delante de la sociedad y de la comunidad; la Iglesia ya tiene sus procesos canónicos con penas en el campo espiritual y en el ministerio sacerdotal, pero la sociedad, es decir la justicia civil, también debe imponer sus penas, sentenció.

Este encuentro se dividió en 3 grandes ejes temáticos: la responsabilidad, la rendición de cuentas y la transparencia. Las ponencias, por así llamarlas, iniciaron con el Cardenal Luis Antonio Tagle con el título “El olor de las ovejas. Saber su dolor y curar sus heridas está en el corazón de la tarea del pastor”; el Cardenal Tagle ha afirmado que “no se puede tener fe en Cristo y cerrar los ojos ante el abuso”; reconoció “la mala gestión de estos crímenes” y destacó que “nuestro pueblo necesita que nos acerquemos a sus heridas, que reconozcamos nuestros errores y que ofrezcamos un testimonio auténtico y creíble de nuestra fe en la Resurrección”. En esta cumbre también expuso la periodista (corresponsal de México) Valentina Alazraki, sobre el tema “Comunicación: a todas las personas”. Finalmente este domingo el Papa celebrará la Misa de Clausura. La web oficial es: www.pbc2019.org

Como dice el Cardenal Tagle: “La obligación de la Iglesia es cumplir su deber con la justicia, pero, una vez cumplida esa obligación, ayudar a las víctimas a sanar de las heridas del abuso”; todos debemos asumir una responsabilidad personal al respecto, proponiéndonos firmemente que jamás se repitan estos crímenes, sino que los niños estén seguros en nuestras comunidades. ¡Que así sea!

LUBIA ESPERANZA AMADOR.
lubia_ea@hotmail.com

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."