Crónicas Oaxaqueñas

.  Por Jaime Palau Ranz
Columna 118.    El valor real de Yalitza.
La semana pasada se realizó la entrega número noventa y una de los premios Oscar a lo mejor de la cinematografía a nivel mundial, desde hace unos años México se ha puesto de moda pues varios compatriotas han conseguido ganar la prestigiada estatuilla a partir del año 2006, esa situación fue poniendo a nuestro país en el mapa de la cinematografía universal, veamos quienes obtuvieron.
En 2006 dos mexicanos levantaron el premio por una misma película, “El Laberinto del Fauno”, dirigida por Guillermo del Toro quien también fue nominado como mejor Director sin obtener el galardón, ellos fueron Guillermo Navarro por Mejor Fotografía y Eugenio Caballero por el mejor Diseño de Producción, de primera instancia no queda claro que hace el ganador de este premio, encontrando esta definición oficial.
El diseñador de producción es quien decide en líneas generales el aspecto que tendrán los escenarios en los que se desarrolla la acción de una película, ya sean éstos fabricados o localizaciones previamente existentes, trabajando en estrecha relación con el Director, toma todas las decisiones sobre la forma, el color y el estilo plástico de la película.
En 2014 comenzó el destape de los mexicanos, hubo ganadores en dos películas diferentes, en “12 años de esclavitud” gana como Mejor Actriz de Reparto Lupita Nyong’o y en la gran triunfadora de la noche, “Gravedad”, encontramos a Emmanuel Lubezki por Fotografía y a Alfonso Cuarón con 2 Oscars, como Mejor Edición y Mejor Director.
Para el 2015 ya empezaba a ser una locura, Birdman es la gran triunfadora, Emmanuel Lubezki gana su segundo Oscar en fila otra vez por Fotografía y Alejandro González Iñárritu se destapa con 3, mejor Película, mejor Director y mejor Guion Original, la fiesta mexicana en todo su esplendor.
El 2016 fue la confirmación de que Hollywood había sido tomado por asalto por lo mexicanos, Revenant fue la apuesta, el chivo Emmanuel Lubezky gana un tercer Oscar en fila por la mejor Fotografía, Alejandro González Iñárritu vuelve a ser el Mejor Director, al siguiente año, 2017, el inicio de la era Trump marcó un impass debido a su campaña contra los mexicanos, ningún premio pudo cosecharse.
El año 2018 volvió la fiesta y el colorido mexicanos, la academia otorgó un Oscar especial a González Iñárritu por la película “Carne y Arena”, el quinto en su poder, Guillermo del Toro vuelve a tomar el mando y gana dos premios, mejor película y mejor Director, para cerrar el 2018, Coco, una extraordinaria película animada de Disney que refleja las costumbres y tradiciones mexicanas en el día de muertos.
Para este año 2019, un mexicano obtiene por quinta ocasión en seis años, el premio al mejor Director, Alfonso Cuarón con la película Roma, de hecho consiguió tres Oscares para llegar a cinco en su cuenta particular e igual a González Iñárritu, estos premios fueron, mejor Director, mejor Fotografía y mejor Película en Lengua Extranjera.
El hecho de que los mexicanos hayan ido acaparando muchos premios Oscares en los últimos años, ha ido poniendo a nuestro país en la mira del mundo, la gente voltea para México, a muchos americanos les dan ganas de visitarnos, de conocer nuestras tradiciones y cultura, de comprar guitarras de paracho, de no apoyar la construcción de un muro fronterizo, ser tolerantes, mostrar empatía, etc.
Montados en esa inercia que lleva a nuestro México a acaparar miradas, nos encontramos este año con una maravillosa sorpresa, una joven oaxaqueña actuó en la multicitada y premiada película Roma llevando un papel protagónico y fue nominada al Oscar como la mejor actriz, su nombre es Yalitza Aparicio Martínez, es originaria de un Municipio de la Mixteca oaxaqueña llamado Tlaxiaco.
Es evidente que Cuarón sabe su oficio, cómo promover sus películas, en qué revistas deben aparecer sus actores para que llamen la atención y donde presentarlos para que complementen su actuación en el filme con el glamour de la vida en los medios del espectáculo, sabía que actrices y comentaristas mostrarían uno de los sentimientos más bajos de la naturaleza humana, la envidia, y preparó a sus actores para enfrentarlo.
Muchos alegan que fue suerte, pero qué es la suerte, personalmente me parece que es el cruce exacto entre la preparación y la oportunidad, cuantos actores piensan, “yo actúo mejor que ella, yo tengo años de preparación en arte dramático, pero nunca he tenido una oportunidad”, y cuantos recibieron la oportunidad y no la aprovecharon por no estar preparados, Yalitza estuvo lista.
La oaxaqueña no niega que no era actriz, sino docente de preescolar aspirante a ser educadora, ha reconocido que su actuación fue inspirada en su madre de origen triqui, quien tuvo la necesidad de ser trabajadora doméstica, solo siguió el ejemplo de lo que había visto y vivido en casa, sabe lo que es la marginación, el desprecio y la discriminación, es indígena y lo acepta con orgullo con todo lo que implica en este país.
El papel que representó Yalitza en Roma fue simplemente natural, seguramente sería un reto actoral para Glenn Close o Meryl Streep y el mundo así lo valoró, a muchos mexicanos que solo veían el aspecto físico, el estereotipo de una mujer exitosa que debe ser blanca, alta y con rasgos anglosajones, el haber aparecido en la portada de la revista Vogue, en un artículo de Vanity Fair o en la revista Time o en el New York Times donde la nombran una de las mejores actrices del año, les repateaba.
Y mientras era criticada por los mexicanos y reconocida por el mundo, ¿qué hacíamos los oaxaqueños?, mostrarnos impávidos en lugar de agradecerle por poner a nuestro estado en el radar del mundo entero, ningún pintor, ningún político y ningún deportista hizo tanto en el último medio año por nuestro estado, no solo por el reconocimiento de los derechos de los indígenas como económicamente hablando, miles de turistas del mundo ahora saben que existe Oaxaca y quieren venir a conocerlo.
Los oaxaqueños también han ido apareciendo paulatinamente en los Oscares, en 2003 Lila Downs Sánchez, originaria de Tlaxiaco y por lo tanto paisana de Yalitza, cantó el tema de la película Frida, donde Salma Hayek fue nominada a mejor actriz.
En 2018, la Banda Tierra Mojada, cuyos integrantes son nacidos en San Andrés Huayapan, población conurbada a la capital del Estado de Oaxaca, fueron parte de la música original de la película Coco, de hecho, ganan la designación a bandas mucho más grandes y reconocidas de México gracias a saber tocar música por nota.
¿Quién seguirá a Yalitza? No lo sabemos, el mundo da vueltas, ojalá todos tengamos “suerte” en la vida, gracias Yalitza, gracias Cuarón.
Los comentarios continuarán la próxima semana.
Si desea contactarme favor escribir a jpr.cronicas@gmail.com
Facebook: Jaime Palau Ranz
Twitter: @jpranz

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."