Un Boeing 737 de Ethiopian Airlines se ha estrellado este domingo por la mañana poco después de despegar del aeropuerto de Adís Abeba, la capital etíope, con 157 personas a bordo. La aerolínea confirmó en su cuenta de Twitter que no hubo supervivientes y que entre las víctimas había personas de 35 nacionalidades. La aeronave cubría la ruta entre la capital etíope y Nairobi (Kenia). Dos españoles han fallecido en la tragedia, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El avión del vuelo ET302, un Boeing 737-800 MAX, desapareció del radar a los seis minutos de despegar de Adís Abeba. El pilotó informó a la torre de control de que había “dificultades” poco después del despegue y pidió regresar al aeropuerto, según ha indicado a la prensa Tewolde GebreMariam, presidente de Ethiopian Airlines, de propiedad estatal. El piloto recibió autorización para regresar, explicó GebreMariam, pero aún así se estrelló en la región de Bishoftu, 60 kilómetros al sur de Adís Abeba. La nave había despegado a las 8.38 (6.38 hora peninsular española) y tenía previsto aterrizar en la capital keniana en torno a las 10.25.

Entre los fallecidos, de más de 30 nacionalidades distintas, se encuentran 32 kenianos, 18 canadienses y nueve etíopes. Italia, el Reino Unido, Francia, China y EE UU están entre los países con más víctimas. Cuatro de las personas a bordo se habían registrado en el vuelo con pasaporte de Naciones Unidas y se desconocen sus nacionalidades. Al menos una docena de víctimas viajaban a Nairobi para participar en la IV Asamblea de la ONU para el Medioambiente, que se inaugura hoy en la capital keniana y en la que participarán más de 5.000 representantes de 193 países.

Mueren los 157 ocupantes de un avión estrellado en Etiopía
GebreMariam también indicó que la aeronave siniestrada había volado ayer mismo desde Johanesburgo (Sudáfrica) y que pasó en febrero su “primera y muy estricta revisión de mantenimiento”. La compañía había recibido el avión el pasado noviembre y hasta ayer llevaba 1.200 horas de vuelo. Ethiopian Airlines es la principal aerolínea de África, por volumen de tráfico de pasajeros y de destinos.

La Embajada de España en Etiopía ha señalado que está en “contacto permanente” con los familiares de los dos españoles fallecidos. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, han manifestado su pésame a las familias.

Mueren los 157 ocupantes de un avión estrellado en Etiopía
También el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha transmitido sus condolencias por el incidente a través de su cuenta de Twitter. “La oficina del primer ministro, en nombre del Gobierno y el pueblo de Etiopía, quiere expresar sus más profundas condolencias a las familias que han perdido a sus seres queridos en Ethiopian Airlines Boeing 737 en Nairobi, Kenia esta mañana”, manifestó. Se unieron a sus palabras de lamento los presidentes de Kenia, Uhuru Kenyatta, y de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat.

El piloto del avión fue identificado como capitán senior Yared Getachev, que acumulaba más de 8.000 horas de vuelo y experiencia reconocida; y que tripulaba la nave junto a su primer oficial, Ahmed Nur Mohammod Nur, con 200 horas de vuelo. En la aeronave viajaban 149 pasajeros y ocho tripulantes.

Estados Unidos anunció el envío de un equipo de ayuda e investigación para determinar las causas del siniestro. El envío de expertos es habitual cuando un accidente concierne a un avión fabricado por el constructor estadounidense Boeing o cuando las víctimas son de nacionalidad estadounidense. Boeing emitió un breve comunicado en el que expresaba sus condolencias a las víctimas y ofreció a la aerolínea etíope asistencia técnica.

El último accidente de Ethiopian Airlines con víctimas mortales ocurrió en 2010, cuando una aeronave que había despegado de Beirut (Líbano) con 90 personas a bordo se precipitó al mar Mediterráneo. Tampoco hubo supervivientes.

EL SEGUNDO ACCIDENTE DEL MISMO MODELO EN SEIS MESES
SANDRO POZZI / NUEVA YORK

El B737-800 MAX es la nueva versión del bimotor de pasillo único de Boeing. Es el modelo más vendido por la multinacional estadounidense y el preferido entre las compañías de bajo coste. La configuración de la aeronave estrellada de Ethiopian Airlines es, además, la misma que la del avión operado por la indonesia Lion Air que se precipitó al mar de Java el pasado 29 de octubre, también al poco de despegar. Aún es prematuro establecer un vínculo entre los dos accidentes.

Se trata, en cualquier caso, del segundo siniestro que sufre este modelo en menos de seis meses. La familia B737 MAX es la más moderna de Boeing. El B737 se introdujo hace cinco décadas. Pero la nueva versión entró en servicio en mayo de 2017 y se realizaron más de 350 entregas del modelo, según los datos más recientes del fabricante. La cartera de pedidos supera las 5.100 unidades.

El B737 MAX en sus cuatro variantes utiliza la misma tecnología de materiales compuestos que el bimotor de largo recorrido B787 Dreamliner y cuenta con un nuevo sistema de vuelo para las operaciones críticas, como el aterrizaje y el despegue. A raíz del accidente de Lion Air, se puso especial atención en el sistema para prevenir que la aeronave tome un ángulo de vuelo en el que pueda perder la estabilidad.

En el caso de Lion Air, el siniestro se atribuyó a un problema de mantenimiento. Los reguladores de la seguridad aérea, sin embargo, deben determinar si se trata de una simple coincidencia o si hay circunstancias comunes en los dos siniestros que fuercen a Boeing a adoptar medidas. Ethiopian Airlines, a diferencia de Lion Air, es una compañía muy bien administrada y considerada segura.

Boeing se limitó a emitir un breve comunicado en el que explica que tiene listo un equipo técnico que se trasladará a la zona del siniestro para facilitar asistencia a las autoridades en la investigación. A raíz del accidente de Lion Air, compañías como Southwest Airlines decidieron incorporar nuevos indicadores para ayudar a los pilotos a detectar anomalías en los sensores que activan los estabilizadores.

El B737 MAX es más eficiente que las versiones anteriores que reducen el consumo y las emisiones. Los motores son también más grandes, por eso necesitan la ayuda de los sistemas electrónicos para su estabilidad. El avión tiene capacidad para albergar a entre 140 y 220 pasajeros, dependiendo de la configuración de la cabina que decida la aerolínea. Su principal competidor es el A320 del consorcio europeo Airbus.

 

El País