Juan Martínez Ferra

A pesar de los presuntos operativos de seguridad de autoridades municipales, estatales y federales, la mañana de hoy fue ejecutado un policía municipal de Juchitán de Zaragoza, a quien le dejaron un supuesto narcomensaje.
El uniformado viajaba en su motocicleta rumbo a su trabajo para pasar lista del día, cuando fue interceptado por al menos dos personas armadas, también en motocicleta, quienes le dispararon, le dejaron una cartulina y después huyeron, sin que se haya enterado la corporación municipal.
La víctima fue localizada en la calle Insurgentes esquina Francisco I. Madero de la Séptima Sección, una de las más peligrosas de la zona de Juchitán, y fue identificada como Nicolás Robles Ediageo.
Hasta el momento, el edil Emilio Montero López, del Partido Morena, no ha anunciado reforzamiento de las acciones de seguridad ni ha salido a la luz pública luego del atentado que sufrió el pasado sábado por la noche, después de haber acudido a la comunidad de Álvaro Obregón a hacer proselitismo político, según denunciaron los pobladores.