SENDERO

Oaxaca, Oax.- Estamos en los tiempos de renovación, de grandes cambios políticos, económicos, sociales, culturales y espirituales, en que los paradigmas que funcionaron en el pasado están siendo actualizados o sustituidos por otros que respondan a las necesidades del presente y consecuentemente del futuro y, como es natural, los cambios traen consigo resistencias, inconformidades y hasta conflictos sociales, pero al final de cuentas se dan los adecuados. 

Qué bueno que instituciones educativas oficiales y privadas asumen la tarea de formar a las nuevas generaciones de acuerdo con las necesidades de los nuevos tiempos para lograr el cambio tan necesario en la vida humana para preservar la especie y la naturaleza misma, nuestro gran hogar, tan agredidas por los mismos seres humanos inconscientes.

En el bajo mixe, en la comunidad de Jaltepec de Candayoc, agencia municipal de san Juan Cotzocón, funciona desde hace más de 12 años el Instituto Superior Intercultural Ayuuk (ISIA) que ha entregado a la fecha más de 250 egresados a la sociedad, a nivel de licenciatura, de las carreras profesionales de Administración y Desarrollo Sustentable, de Educación Intercultural y de Comunicación para el Desarrollo Social.

Se trata de jóvenes, en su mayoría oaxaqueños de las diferentes regiones del estado, pero también de Chiapas, Puebla, Veracruz, Nayarit y Jalisco, entre otras entidades del país, quienes han llegado a Jaltepec motivados por las alternativas que ofrece la institución educativa que forma parte del Sistema Universitario Jesuita y está a cargo del sacerdote y educador jesuita Oscar Rodríguez Rivera.

En el presente ciclo escolar saldrá la primera generación a nivel de maestría en Educación y Gestión del Conocimiento, que viene a consolidar la formación de profesores activos en educación básica, que tienen el perfil y la vocación para la enseñanza y educación de calidad.

Edilberto Cardoso Vásquez, responsable del área de Promoción y Difusión Institucional, y Aarón Santiago León, coordinador de Licenciatura y Postgrado de esta universidad, acompañados por el alumno Juan Omar Miramontes López, recorren la zona Mixe y Choapam invitando a los jóvenes que están a punto de concluir sus estudios de bachillerato a que se acerquen a la institución, donde encontrarán nuevas alternativas de formación profesional de acuerdo con las necesidades de las zonas marginadas del estado y del país.

El ISIA tiene entre sus materias que imparte la de lengua indígena en las tres carreras; también la de Derecho Indígena y Derecho Constitucional, independientemente de las que son fundamentales en  cada carrera. Hay facilidades para que todo aspirante que quiera estudiar de verdad logre su objetivo profesional y desde luego sea útil a la sociedad. Con 300 pesos mensuales puede desayunar, comer y cenar con productos orgánicos, sanos y libres de contaminación, además de tener los servicios de biblioteca, gimnasio y sala de cómputo.

El ISIA tiene incluido dentro de su plan curricular el servicio comunitario que consiste en ir alternando períodos de trabajo de los estudiantes con las comunidades, organizaciones civiles, instituciones, unidades familiares, así como períodos de sesiones para la reflexión y sistematización de la experiencia. Articula la educación con los problemas de la realidad a través de los tres ejes transversales de la Universidad: investigación, docencia y vinculación.

Además, los alumnos se benefician con los intercambios académicos del Sistema Universitario Jesuita. Llegan a la institución de Jaltepec profesores invitados de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México y Puebla, así como del Instituto de Estudios Superiores de Occidente, que tiene su sede en Guadalajara, Jalisco. La educación está garantizada.

Estudiar en esta zona rodeada de una naturaleza pródiga es algo maravilloso, dicen los egresados. Cerca está la zona de reserva de la Sabana, donde se ha logrado exitosamente la siembra de pinos tropicales. Los campesinos son productores de café y maíz y el terreno es también propicio para la ganadería. El 50 por ciento de la población habla la lengua mixe de diferentes variantes, pues muchas personas llegaron de diversas comunidades en busca de ingresos y se quedaron en el pueblo.

Los egresados tienen enfrente un campo de acción virgen para poner en práctica sus conocimientos. Las comunidades indígenas y rurales los necesitan, también las ciudades. Hay tantas cosas que atender, como los problemas socio-ambientales. Ojalá se abran las puertas para ellos en la llamada Cuarta Transformación del país.