LA JORNADA//Carolina Gómez Mena

Aunque en México se ha avanzado en el respeto a los derechos de la diversidad sexual, resta mucho por hacer en cuanto al establecimiento de políticas públicas que garanti­cen la no discriminación, la inclusión y la igualdad, aseguró Karla Rey, presidenta de la Tercera Verbena Muxe de Primavera.

La integrante de la comunidad muxe, consideró que más que de los gobiernos, es de la sociedad civil organizada de dónde se pueden empujar avances en el rubro y conminó a no sólo dejar en el discurso las propuestas en pro de la igualdad.

Dijo sentirse orgullosa de ser muxe, condición que identificó desde pequeña. Aseguró que entre las comunidades originarias hay mayor apertura a la diversidad sexual que en las occidentalizadas.

Acotó que en el Istmo de Tehuantepec las muxes existen desde siglos antes que los movimientos LGBTTI; es algo ancestral.

Un grupo de Muxes, ataviadas con el traje de gala tehuano, y provenientes de Juchitán, Oaxaca, inauguraron ayer la Tercera Verbena Muxe de Primavera en la Ciudad de México en la Casa Roma.

En la ceremonia rindieron homenaje a Óscar Cazorla, fundador de Las Intrépidas Buscadoras del Peligro, hace 43 años, quien fue asesinado el pasado 10 de febrero en su casa en Juchitán, Oaxaca.

Rey destacó la labor de Cazorla, activista muxe y defensor de los derechos de la diversidad sexual.

En la verbena, que concluye hoy, hay venta de mezcal y artesanías. También muestra de música y danza istmeña, comida tradicional y conferencias.

Allí están presentes, como representantes de las aproximadamente tres mil muxes existentes en el Istmo, Felina Santiago, presidenta de la Intrépidas Buscadoras del Peligro, Karla Rey y Kika Godínez, entre otras.

Esto lo hacemos, sobre todo para reactivar la economía de las hermanas muxes del Istmo de Tehuantepec. Es que todavía la economía en la zona no se ha normalizado desde el terremoto.

Rey, quien estudió artes plásticas, es bordadora de vestidos, artesana y pintora, detalló que hace más de cuatro décadas la comunidad muxe tuvo que luchar por sus derechos y añadió que ahora la situación es mucho mejor porque ya no son tan discriminadas.

Antes muchas tuvieron que dejar la escuela porque terminaban la primaria y ya no les dejaban ir vestidas de mujer a la escuela, muchas dejaron de estudiar, otras tuvieron que ir a escuelas nocturnas. Pero en nuestras casas siempre se nos ha aceptado. Como que hay doble moral, anteriormente entrar como muxe a un baño era un problema, porque no podías entrar ni al de hombres ni al de mujeres.

Detalló que nosotras no tenemos artículos. No tenemos él, los, las. Tenemos un ti. Yo soy ti Karla, ti Carolina, ti Alberto. Esto es como un solo ser. Es un artículo general.

Destacó que las muxes no se ponen etiquetas, sólo son muxes y añadió que en los últimos años han logrado desempeñarse en varios ámbitos, incluso el político, pero insistió: falta mucha más inclusión en México, y sobre todo sensibilización hacia el tema.

Las muxes no siempre ni todas visten siempre de mujer, es como tú te vivas. En mi caso, yo soy una persona de género fluido. No me pongo limitaciones. Me gustan las dos presentaciones.