Que se disculpe la Conagua por la Contaminación de los ríos

Carlos Morales
Hace algunos días, el presidente López Obrador, mediante una carta, pidió al rey de España que se disculpara por las violaciones a los derechos humanos cometidos en la mal llamada Conquista de México.
Esta acción presidencial avivó debates en redes y permitió advertir que hay heridas que no cierran. Lo cierto es que para la reconciliación es necesario perdonar, pero antes son necesarias las disculpas.
El rey de España se negó a disculparse. Y es que en estos tiempos en que los derechos humanos son exigibles más allá de las fronteras por la jurisdicción universal y existe la imprescriptibilidad de reclamación a las violaciones de lesa humanidad, la disculpa equivaldría a una confesión de las violaciones, que podrían ser justiciabilizadas ante tribunales internacionales.
El rey de España avizoró la posibilidad de un reclamo internacional y eludió el golpe. En México, pueblos indígenas exigieron al Ejecutivo disculpas por el apoderamiento de sus territorios y el olvido.
En Oaxaca tenemos nuestros agravios ambientales, es necesario que la Conagua se disculpe por la contaminación de los ríos de México, pero especialmente por la contaminación de los ríos Salados y Atoyac.
Que la Conagua pida perdón por la omisión en su actuar que tiene moribundos a los ríos Salado y Atoyac.
Que la Conagua pida perdón porque con su omisión el río Salado ha perdido la capacidad de auto regenerarse.
Que la Conagua pida perdón por permitir las descargas de aguas residuales sin tratar en el río Atoyac.
Que la Conagua pida perdón con toda la ciudadanía que vive en las márgenes de los ríos por obstaculizar su proyecto de vida.
Y que el presidente municipal de Oaxaca de Juárez, el presidente municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, y el Consejero Jurídico del Gobierno de Oaxaca se disculpen con el pueblo de Oaxaca por haber interpuesto un recurso que retarda el salvamento de dos ríos oaxaqueños que agonizan.
Y después de la disculpa, ahora si, que ejerzan su función y que se trabaje para el rescate de los ríos.

"Las opiniones expresadas aquí, no han sido sometidas a revisión editorial, son de exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con la de nuestro medio de comunicación o de nuestra empresa."