Se agrava la crisis migratoria; López Obrador no se engancha con Trump

EXCELSIOR En las fronteras norte y sur del país se vive caos por las oleadas de migrantes que han llegado en los últimos meses. La presencia de miles de centroamericanos en Ciudad Juárez causa retrasos de cinco horas para cruzar hacia El Paso: como la Patrulla Fronteriza destina la mayoría de su personal al cuidado de los migrantes detenidos, deja sin personal los puentes internacionales. En Tamaulipas hay albergues que sobrepasan su capacidad máxima. En Chiapas, la presencia de migrantes ha generado inconformidad, debido a que los relacionan con el alza de delitos, al grado que el alcalde de Huixtla impide que entren a la cabecera municipal. Una lucha entre las bandas MS13 y MS18 se reporta en Tapachula, pues desde octubre se han registrado asesinatos de pandilleros de ambos bandos. También en Tapachula, el INM cerró su oficina local luego de que el personal fue agredido por un grupo de cubanos que les exige “salvoconductos”. Ayer, Donald Trump volvió a acusar a México de “sólo hablar” y no hacer nada por frenar la migración ilegal, por lo que cerrará la frontera la próxima semana. Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó confrontarse por este tema con el mandatario estadunidense. “Como dicen los jóvenes: ¡zafo!”, subrayó. Por separado, el canciller Marcelo Ebrard respondió a Trump que el gobierno federal no actúa con base en amenazas. Caos en fronteras por migrantes El puente fronterizo de Chihuahua tiene retrasos; en Reynosa los albergues están llenos y en Chiapas hay delincuencia. La presencia de miles de migrantes en la frontera de El Paso, Texas, con Ciudad Juárez, Chihuahua, ha causado un retraso en el cruce de los puentes internacionales hasta de cinco horas. Esto se debe a que la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) ha destinado la mayoría de su personal al cuidado y atención de quienes han sido detenidos en los últimos días y ha dejado los puentes internacionales sin personal, a pesar de que, el miércoles pasado, la CBP dijo que se iban a destinar 750 inspectores fronterizos más para mitigar la crisis. Al respecto, el director de Tránsito Municipal, Sergio Almaraz Ortiz, señaló que el cruce internacional Zaragoza fue el de la situación más crítica por lo que se asignaron 15 efectivos en los tres cruces internacionales, cuando por lo regular se asignan uno o dos. En Tamaulipas los albergues alcanzaron su máxima capacidad. En la casa del migrante Amar actualmente hay 338 migrantes y la capacidad del edificio es de 100. En Reynosa, Senda de Vida alberga 250 migrantes y su capacidad es de 245; Nuestra Señora de Guadalupe da asilo a 200 y su capacidad es de 100. En Chiapas, la presencia de centroamericanos y caribeños ha provocado inconformidad debido a que se disparó la delincuencia, a tal grado que algunos alcaldes, como el de Huixtla, impiden el ingreso de estos grupos. Tras la llegada de la primera caravana, se desató una guerra entre las pandillas MS13 y MS18M provocando violencia y varios muertos. En Tapachula, personal del Instituto Nacional de Migración (INM) fue golpeado cuando exigieron su salvoconducto para cruzar el país; sus oficinas fueron cerradas. Además, agredieron a varios reporteros en el campamento que mantienen en las oficinas del INM.