Humberto Alcalá, negro historial de corrupción y ambición de poder

La nefasta ambición de poder de Humberto Alcalá Betanzos es tanta que no tiene límites en hacer lo que sea para seguir enriqueciéndose y conseguir prebendas a toda costa. 

Acoso laboral, venta de hojas de préstamos, auto ubicación de personal docente y administrativo, creación de módulos irregulares, cobros por cambios de adscripción son parte de la trayectoria del flamante dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación en México, SITEM. 

El estilo violento y conflictivo que le caracteriza le ha llevado a confrontar a los padres de familia de diversas comunidades de Oaxaca a las que engaña y miente utilizando la educación como bandera. 

Agitador que ha traicionado a sus seguidores, éste traficante de plazas se ha dedicado a crear supuestas escuelas irregulares, sin claves, con un número reducido de alumnos y una plantilla docente excesiva, sin el perfil adecuado, a quienes cobra elevadas cuotas por reubicarlos en zonas urbanas, dejando sin clases a los niños más necesitados.

Desde su posición en la Sección 59, que formó en 2006 y de la que después saldría corrido, Alcalá Betanzos sin empacho ni vergüenza colocó a la mayoría de sus familiares en la nómina. 

También formó en su natal Santiago Laollaga, un grupo tipo paramilitar denominado La Fraternidad, con encapuchados y armados de la misma calaña que él, supuestamente para respaldar a la Sección 59 y que terminaron agrediendo a la población.

En esa organización figuraron muchos familiares de Alcalá Betanzos, entre ellos sus hermanos Benigno y Tony. 

Su hambre de poder y de beneficio personal le llevó a crear el SITEM de donde ha hecho un monopolio de trampas y artimañas con ingenuos a los que ha prometido conseguirles plazas, gremio que sin duda terminará en un desastre y fiasco. 

De negro historial, ha demostrado que su deslealtad y capacidad de traicionar no tiene límites, como lo hizo primero con la Sección 22 poniéndose al servicio del carnicero Chalcatongo y luego con la Sección 59.

Sin duda Humberto Alcalá en el sector educativo tiene las horas contadas, su desesperación le lleva ahora a simular huelgas de hambre y bloqueos so pretexto de sus derechos laborales, que lo que buscan en realidad es seguir manteniendo privilegios y su “negocio de la educación”.