FORBES

La moneda mexicana concluyó la semana con una ganancia de 1.83%, impulsada por los datos positivos en EU, entre otros factores. 

Notimex.- Impulsado por una disminución de la aversión al riesgo asociada a las expectativas de menor crecimiento económico global, y a un fortalecimiento de las divisas emergentes, el peso concluyó la semana con una ganancia de 1.83 por ciento o 35.6 centavos, el mayor avance desde septiembre de 2018.

De acuerdo con Banco Base, entre los factores que ayudaron a la apreciación de la moneda nacional se ubica la apreciación del rand sudafricano, luego de que la agencia calificadora Moody’s confirmó la calificación crediticia de la deuda soberana de Sudáfrica en “Baa3”, que permitió al país conservar su grado de inversión.

A lo anterior, el mercado reaccionó de forma positiva, pues se había especulado que el país perdería su grado de inversión, generando presiones en contra de las divisas de economías emergentes.

Otro factor importante fue la reducción en las tensiones en materia comercial entre Estados Unidos y China, pues de acuerdo con el presidente del gigante asiático, Xi Jinping, ambos países han logrado progreso en el texto del acuerdo comercial durante el último mes.

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló que existe una buena oportunidad de que ambas naciones alcancen un acuerdo, y agregó que en las siguientes cuatro semanas se sabrá si se reunirá con su homólogo chino para anunciar un entendimiento.

Por otra parte, el aumento en los precios del petróleo y la publicación de indicadores económicos positivos para Estados Unidos redujo la especulación sobre una posible recesión económica en el mediano plazo, lo que contribuyó al avance del peso.

La entidad financiera resaltó que en la semana que recién terminó, el diferencial entre los bonos del Tesoro a 10 años y los T-bill a 3 meses se mantuvo positivo, como resultado del menor nerviosismo, luego de que el diferencial fue negativo entre el 22 y el 29 de marzo.

Aunque Trump amenazó con el cierre de la frontera con México, con la imposición de aranceles de 25 por ciento a las importaciones automotrices de México, y más recientemente con la imposición de sanciones económicas, para el mercado es positivo que la implementación de dichas medidas no sea inminente.

Sin embargo, a pesar de que el peso recuperó terreno en la semana, siguen los riesgos al alza para el tipo de cambio, en particular si continúan las amenazas del presidente estadunidense en contra de México, o si implementa medidas que frenen la actividad comercial entre ambos países.

En este contexto, en la semana el peso cotizó entre un mínimo de 19.0503 y un máximo de 19.4295 pesos por dólar.