Oaxaca Oax. Miércoles 17 de abril de 2019. – Frente a las cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Oaxaca, colocadas sobre un alto poste de hierro ubicado en la intersección de las avenidas Juárez y Morelos del centro de la Ciudad de Oaxaca, este día fue cristaleado un automóvil tipo Tsuru marca Nissan color gris y se robaron su batería y el estéreo.

Vecinos del lugar observaron a 3 jóvenes de aspecto dudoso que golpearon y rompieron el cristal del automóvil y corrieron para esconderse. Al ver que ninguna persona se acercó al tsuru para reclamar la propiedad, regresaron, lo abrieron y sacaron el acumulador y el aparato de sonido para después darse a la fuga.

Cerca de ahí otra cámara de vigilancia instalada en una casa habitación, grabó los hechos delictivos e imprimió fotografías de 2 de las personas que hurtaron las partes del vehículo. Lo curioso es que no se dió la intervención oportuna de las policías estatal y municipal, debido a la incompetencia del o los operadores de las cámaras oficiales de gobierno que se encuentran en el mencionado lugar; ¿o será que ya no funcionan?

No solo fue el cristalazo de hoy; cada día se viven esos actos delictivos al menos sobre la avenida Morelos, donde vecinos y comerciantes se quejan que continuamente les han robado las baterías y estéreos de sus carros. “Son unos malvivientes que a diario acuden a tomar sus alimentos al anexo de la Iglesia de Las Nieves, centro religioso donde fieles caritativos asisten a personas desempleadas e indigentes”; afirmó una ama de casa.