Juan Martínez Ferra 

Oaxaca, Oax.- La organización internacional Front Line Defenders condenó el asesinato de Luis Armando Fuentes, activista de la organización Corriente del Pueblo Sol Rojo, perpetrado el pasado 11 de abril, y pidió una investigación ágil y a fondo para dar con los culpables.

Recordó que Luis Armando fue muerto por un disparo por parte de personas no identificadas en una emboscada en San Francisco Ixhuatán. Dijo que el ataque contra el defensor de derechos humanos es el más reciente en una serie de asesinatos, desapariciones forzadas e intimidaciones contra líderes indígenas en Oaxaca.

Indicó que el hoy occiso fue un defensor de derechos humanos indígena e integrante de la Comisión en Defensa de la Tierra y del Territorio de la Zona Oriente del Istmo y del Comité Regional Istmo de Sol Rojo, y del Corriente del Pueblo Sol Rojo, una organización de derechos laborales que trabaja en la defensa de los derechos económicos, sociales y culturales, especialmente el derecho de acceso a la tierra. 

Por ello, Front Line Defenders pidió a las autoridades de México y Oaxaca: llevar a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre el asesinato de Luis Armando Fuentes, con miras a publicar los resultados y llevar a los responsables ante la justicia de conformidad con las normas internacionales.

Tomar todas las medidas necesarias para garantizar la integridad física y psicológica y la seguridad de las y los integrantes del Sol Rojo, en consulta con ellas y ellos.

Cesar los ataques contra las y los defensores de los derechos humanos en México y garantizar en todas las circunstancias que puedan llevar a cabo sus actividades legítimas de derechos humanos sin temor a represalias y sin restricciones, incluido el acoso judicial.