– Luego de dialogar con representantes y organizadores de los principales festivales cine en México, funcionarios de cultura se comprometieron a modificar las reglas de operación para financiar este tipo de actividades.

La Secretaría de Cultura federal se comprometió a atender las demandas del gremio cinematográfico de México, con el fin de mejorar y modificar las contradicciones que encontraron en las reglas de operación de la nueva convocatoria de Apoyo a Festivales Artísticos y Culturales (Profest) 2019.

Tanto los organizadores de la gira de documentales Ambulante, como del Festival Internacional de Cine de Guanajuato (Giff) dialogaron con el subsecretario de  desarrollo cultural, Edgar San Juan, y el director de Promoción y Festivales de Cultura, Pablo Raphael de la Madrid, para encontrar una solución a las contradicciones detectadas.

La directora del Giff, Sara Hoch, dijo que se le explicó a los funcionarios el por qué los festivales de cine no podían calificar con las reglas establecidas en ProFest, lo que permitió el diálogo entre funcionarios y organizadores.

“Analizamos todas las observaciones que tuvimos, estuvieron de acuerdo por ejemplo en que pagar 51 % a talentos es un lineamiento que no cumple con los festivales de cine, porque nosotros no pagamos por talentos”, dijo en entrevista para Animal Político.

Otro tema que será ajustado es el relacionado a los programas de los festivales que se pedían por adelantado, en el entendido de que si se quiere tener películas con estrenos mundiales o latinoamericanos, no se pueden pedir con meses de anticipación porque se trata de acuerdos que se cierran semanas o días previos a un festival.

“Estuvo muy abierta la Secretaría de Cultura para platicar y decidieron meter el mecanismo de justificación en la aplicación de por qué no podemos cumplir con ciertos temas y estuvieron de acuerdo en meter esos ajustes para que pudiéramos aplicar a el fondo”, declaró Hoch.

Para Pablo Raphael, las conversaciones con los organizadores de Ambulante y el Giff fueron de bastante ayuda, pues les permitió contar con retroalimentación, pero también les ayudó a pensar en cómo mejorar las reglas del Profest.

“En esta semana anunciaremos algunos cambios sujetos a los comentarios y sugerencias que se han hecho de la propia comunidad cultural con el ánimo de dialogar y mejorar los procesos”, dijo en entrevista.
Organizaciones artísticas un tema pendiente

A decir de Sara Hoch, aun cuando fue un paso importante dialogar con las autoridades culturales sobre las reglas del Profest, todavía falta poner sobre la mesa el tema del financiamiento a organizaciones civiles artísticas.

Explicó que actualmente las organizaciones civiles artísticas pueden aplicar a los fondos federales por medio de un gobierno municipal, estatal o una universidad pública, y la idea es no depender de intermediarios.

Aparte, no pueden recibir deducibles de impuestos por parte del sector privado o por donativos de asociaciones civiles.

“Las asociaciones civiles no vamos a poder sobrevivir sino podemos recibir apoyos y no solo del gobierno”, dijo.

A la par, agregó Hoch, es necesario revisar los resultados y entregas de comprobación de las asociaciones artísticas y los festivales que realizan, “para tomar decisiones sobre los que pudieran seguir trabajando y seguir entregando grandes eventos de arte y cultura a nuestro país”.

Sobre este tema, Pablo Raphael aseguró que sí se tomará en cuenta el tema del financiamiento de las organizaciones civiles artísticas, y reconoció que están buscando establecer un esquema para que pueden recibir subsidios directos.

“Lo que se está haciendo es generar un mecanismo para que todos los organizadores de festivales tengan en cuenta un mecanismo que les permita llevar a cabo la organización de sus proyectos”.

“Estamos con las puertas abiertas para prestar atención a las demandas y peticiones que permitan mejorar los procesos, y por supuesto que estamos dispuestos a trabajar para hacer perfectibles todas las convocatorias” dijo Raphael.

ANIMAL POLÍTICO