CIUDAD DE MÉXICO

A10 años de la pandemia ocasionada por el virus de la influenza AH1N1, México cuenta con la tecnología suficiente para hacer análisis de laboratorio que permiten no sólo conocer la situación de alguna amenaza de virus, sino lanzar alertas hacia el exterior, aseguró el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomia Zegarra.

Estamos listos, porque contamos con la tecnología suficiente para poder llevar a cabo en su momento, los análisis especializados en laboratorio, que nos permite, no solo conocer la situación de nuestros virus, sino, que, a través de los sistemas internacionales, compartir esta información y acceder a la información de otros países vecinos”, dijo el titular del sistema de vigilancia epidemiológica del país.

Además, expuso, la mayor certeza que debe existir en el país es que habrá futuras mutaciones del virus, por ello, tanto México como el resto del mundo deben estar protegidos con la coordinación de la vigilancia epidemiológica y sistemas de salud fortalecidos.

Por su parte, el excomisionado Nacional para la Prevención y Control de la Influenza en 2009, Alejandro Macías Hernández, planteó que la estrategia de vacunación contra la influenza debe cambiar. No debe estar dirigida sólo a poblaciones vulnerables; todas las personas están en riesgo de contraer la enfermedad y morir, alertó.

Tenemos que ir evolucionando como país hacia la vacunación universal de influenza cada año. El gobierno compra vacunas suficientes para este grupo de riesgo que mencioné, sin embargo, todos tenemos riesgos de infectarnos, entonces lo ideal es que todos estuviéramos vacunados”, declaró.

Alomia Zegarra consideró por su parte que, aunque en el país los grupos de riesgo para el contagio de la influenza AH1N1 siguen siendo menores de cinco año, adultos mayores, diabéticos, obesos y personas con el sistema inmunológico debilitado como pacientes con VIH-Sida o bajo tratamiento oncológico, cualquier persona está expuesta a contagiarse.

El funcionario indicó que alistan un informe para el Centro Nacional de la Infancia y la Adolescencia, respecto a las poblaciones que fueron propensas a los contagios en esta temporada, que coincidió con la transición a la Cuarta Transformación.

Presentaremos un informe técnico al Centro Nacional de la Infancia y la Adolescencia, quienes manejan la vacuna, precisamente informándoles, en base técnica y con evidencia ¿cuáles fueron, y por ejemplo, en el caso de grupos de edad, cuáles fueron los afectados, para que esto permita definir, cuál será la política de vacunación de influenza en su momento del siguiente año”, anunció.

Desde el 2009 se ha presentado el predominio de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2), con una distribución bienal hasta la temporada 2016-2017. Durante de la temporada de influenza 2017-2018 el subtipo circulante de mayor predominio fue A (H3N2). En la actual la temporada 2018-2019 el subtipo de mayor circulación es A (H1N1).

NECESARIO CAMBIAR ESQUEMA DE VACUNACIÓN

 Macías Hernández, investigador del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), argumentó que el abasto y la campaña de vacunación contra la influenza no debe centralizarse solo a niños, adultos mayores, diabéticos, portadores de VIH, obesos y personal de salud.

La influenza no tiene palabra de honor. El riesgo de padecer influenza lo podemos tener todos, independientemente de nuestra edad”, advirtió.

Para la temporada de influenza 2018-2019, el gobierno mexicano informó que contó con el abasto 30 millones de vacunas, solo para el 26% de la población, las cuales se suministraron desde octubre del año pasado y finalizó en marzo del 2019.

No hay vacuna suficiente para todos, pero hacia allá tendríamos que ir. Es una tendencia en los países desarrollados”, consideró.

Macías expuso el caso de Estados Unidos se quitaron los grupos de riesgos para vacunarse, y la indicación es que todo el que tenga más de 6 meses de edad debe recibir la inmunización.

Exhortó a la población a aplicarse la vacuna cada temporada, con la cual disminuye el riesgo de adquirir o tener complicaciones por los cuatro tipos del virus que predominan en el país.

DATOS:

-A causa de la alerta sanitaria decretada el 23 de abril de 2009 las clases desde preescolar hasta nivel superior fueron suspendidas.

-Las clases se reanudaron el 11 de mayo y poco a poco la normalidad volvía a los planteles, aunque los alumnos asistían con cubrebocas.

-Desde el 17 de marzo el Sistema Nacional de Notificación y Vigilancia Epidemiológica había reportado un incremento de enfermedades respiratorias

Excélsior