Un evidente acto de abuso de autoridad de la diputada Laura Estrada Merino en su calidad de presidenta-marioneta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del peor Congreso del estado, está en las canchas del Defensor de los Derechos Humanos, Bernardo Rodríguez Alamilla.

        Con el tratamiento que dé a este que será su primer caso peliagudo, sabremos si realmente es títere de su antecesor y de Flavio Sosa, como dicen, o actúa como un ombudsman autónomo y justiciero.

       Diana Alejandra Pérez Sánchez y Fabian Cabrera Alvarado sirven desde hace tres años al peor Congreso del estado, pero sin causa justificada la curuleca Laura Estrada decidió un punto de acuerdo para cesarlos. A como sabemos que aplican su mayoriteo implacable, los diputados del Morena aprobaron ipso facto la ocurrencia de la presidenta de la Jucopo. Es un abuso de autoridad porque quiere más puestos para sus parientes. Ya colocó a su cónyuge en el área jurídica con un sueldazo de 40 mil pesos, pero necesita más espacios para otros familiares. Es lo que dicen los empleados sindicalizados que ya salieron en defensa de sus compañeros. Laura Estrada alega que el despido es con apego al “plan de austeridad y eficiencia” que -según ella- está aplicando en el peor Congreso. 

       Además del juicio laboral que han iniciado las dos personas que pierden su empleo en el llamado gobierno “de la esperanza”, han pedido la intervención de la DDHO del que requieren tutelaje para que los reinstalen o los liquiden conforme a la ley. 

       Veremos el actuar del ombudsman Rodríguez. No vaya a salir con que secunda el sarcasmo de la marioneta que dice a los otros títeres que son los otros diputados miembros de la Jucopo: “ustedes firmen, ya me dijo Salomón que no pasa nada. Aquí se hace lo que Morena dice…”.              

                           TRISTE CUMPLEAÑOS

       Por el oscuro proceder del gobierno municipal de Oaxaca de Juárez que preside -a ratos- Oswaldo García Jarquín, hay la sensación de que nuestra vapuleada ciudad-capital pasará su cumpleaños 487 como el peor de su existencia, con su corazón que es el centro histórico convertido en gran cloaca, saturado de mercachifles de toda laya. Hay hasta picaderos disfrazados. Nunca había padecido tal invasión hasta que llegó Morena al poder.

       En charla con algunos de los vendedores ambulantes que en los últimos tres días invadieron hasta las jardineras del Zócalo y la Alameda, me dicen que los porros de Uacol, de la 14 de Junio, los de Carmen Luján, entre otros, les exigen hasta 200 pesos diarios. Argumentan que los enviados de los hermanos Monterrey, les piden hasta 70 mil pesos por cada puesto. El negocio es harto redituable ¿Para quién? El hilo de la madeja conduce al palacio municipal, comentan con sarcasmo. 

       Del lado de las mafias que controlan el ambulantaje, el negocio es igual de apetecible. Si calculan que hay tres mil puestos ambulantes que aportan 200 pesos cada día, como mínimo, el ingreso pasa de medio millón de pesos diarios. No es necesario hacerle al agorero para saber que el fondo oscuro de la anarquía que padece el centro histórico, es el dinero ilícito.    

                                  SIN ESPECTACULO AÉREO     

       Otra triste noticia que acabará por ensombrecer el cumpleaños de nuestra Verde Antequera, es que la cancelación del espectáculo aéreo que estaba programando la Secretaría de la Defensa Nacional y Fuerza Aérea Mexicana.

       El alto mando está analizando tal determinación porque la formalización de la documentación requerida no había concluido. Faltaba ayer la firma del presidente municipal a quien no localizaban por ningún lado. Si llega sobrio y a tiempo para la firma, el único espectáculo atractivo podría ser realidad, me dicen.    

                               CANÍBALES

        Además de las tres tribus de morenistas sentadas en torno a la cena negros, para ver quien se engulle a quien, hay dos catervas más que, aunque operan con sosiego, sus dirigentes son igual de codiciosos.

       Son las que encabezan el ex diputado Francisco Martínez Neri y el diputado local Ericel Gómez Nucamendi, en este orden de importancia.

       El primero enfrenta don aflicciones. Sus consentidos y ex aliados hermanos Monterrey a los que recomendó para manejar los negocios, digo la dirección de gobierno de Oswaldo Jarquín, ya le dieron la espalda. Otra pena es que, hasta el momento, en el Morena ya no le responden las insistentes llamadas que hace para pedir que cumplan con el compromiso de darle algún hueso.

       Por su parte, Ericel siente que pierde preponderancia desde que sus opiniones ni siquiera fueron escuchadas a la hora de las propuestas para el sucesor de Arturo Peimbert en la DDHO.