DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

    La moral como voluntad de poder, es la manera en que los agotados, los cansados de vivir, vengándose, se sienten señores 

    F. Nietzsche 

1).- Las lecciones y mutaciones de la historia

No hay nada peor en un régimen, que todas sus acciones u omisiones, las justifique culpando al pasado. Ejercer una política maniquea. Juzgar, descalificar, etiquetar. Pasar por el rasero de la intolerancia, todo aquello que no comulgue con su poder omnímodo. Asumir que éste es eterno. El desencanto de millones de mexicanos sobre la conducción del país, es evidente. La improvisación y la ignorancia; la celeridad y la indolencia se han enquistado en el gobierno de AMLO. No hay visión de estadista sino de un pendenciero común, investido con poderes constitucionales. Suetonio en “Los doce Césares” (Editorial Porrúa, México, 2000), nos legó para la posteridad la historia de Cayo Germánico, “Calígula”. Un rey amado por el pueblo romano, el benefactor, el humano, devenido después tirano. “Pruébame tu poder o teme el mío”, fue una de sus frases más célebres. Jamás toleró a sus adversarios (pp. 93-94). Nada se movía si no era con su anuencia. Aún a sabiendas de estar equivocado, incluso de su barbarie, debería ser aplaudido para no desatar su ira. Ofreció destruir los poemas de Homero y sacar de las bibliotecas las obras de Virgilio y Tito Livio. “Que me odien con tal de que me teman” (p.97).

2).- Los días fatales

En poco menos de cinco meses el ídolo ahumado con tanto incienso, se ha ido desdorando. No sólo por los desaciertos, el doble discurso y el engaño, sino por la recurrente actitud de intolerancia ante la crítica. Aquí no hay disensos, puros aplausos y loas. Todo lo malo es producto de sus adversarios, de esas “momias que guardaron silencio”. Y el uso de apelativos y amenazas: “prensa fifí”, “para vean cómo les va”, “Reforma no me pondrá la agenda”, “va acabar como un pasquín”, “voy a enviar otro memorándum”. El mensaje del odio. No la unidad de los mexicanos, sino la fractura, la división, el encono. La mezquindad del triunfo arrollador, no el puente de plata con los adversarios y derrotados. Las cifras no le cuadran. Sus funcionarios manejan unas; AMLO, otras. Cada rato le reviran. Ha perdido lo que George Steiner llama, “el sentido de la realidad”. El presidente se levanta y se duerme atormentado por el pasado y no viendo hacia el futuro. México es hoy un pueblo en vilo. Se está pudriendo en medio de una violencia criminal infame; de muerte; de terror, ante la impávida actitud de quien no acaba de ajustar cuentas con el pasado; de quien insiste en culpar de todo a los malos y corruptos, y no la a inacción de los buenos en el poder.

3).- Violencia y educación

F. Nietzsche tuvo una sentencia lapidaria para lo que vivimos en México hoy: para quien se ha investido de poder “todo es completamente falso. Todos son palabras, anarquía, debilidad o exaltación”. (La voluntad de poder, EDAF, Madrid, 1996, p. 44). Por ello tal vez, no hubo un gesto enérgico por la masacre de Minatitlán, que indignó al país entero. Los culpables son los amarillistas, hipócritas, mafiosos, neoliberales –dijera Catón-. Más de 8 mil 500 homicidios dolosos sólo en el primer trimestre del año –el más sangriento de la historia- no valen tanto como arremeter contra los “conservadores” y adversarios. Es posible desdeñar y ordenar que se violente la Constitución juramentada, para cumplir el capricho de una minoría: la CNTE, aunque ésta sólo desee el premio a su servilismo, a la labor educativa militante, al fanatismo ideológico, a la movilización perpetua. Se es capaz de jugar con el destino de millones de educandos para satisfacer el activismo y no a la calidad de la educación. La prueba está a la vista de todos, con la reciente reforma a la Constitución.

4).- Libertad de expresión bajo fuego

Jamás, ni en los peores tiempos de la hegemonía priista, la libertad de expresión estuvo en tan grave riesgo. La prensa crítica ha sido sojuzgada y descalificada. No es fortuito que ello haya concitado una de las campañas mediáticas más severas de los últimos tiempos, incluso por aquellos que hasta hace un par de meses, aún le quemaban incienso o le daban el beneficio de la duda. No puede hablarse de democracia –dijo la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en la “Declaración de Chapultepec”- en donde se conculcan los principios fundamentales de la libre expresión.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— En complicidad de los dirigentes de STEUABJO/SECUABJO/STAUO, de nueva cuenta la UABJO estuvo bajo fuego la semana pasada. Réquiem por nuestra Alma Mater, con una voraz mafia de sindicatos y titiriteros; de familias y cofradías; de clanes y porros, que insisten en seguir sorbiendo la ubre, a costa de la frustración estudiantil.