Trípoli. La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (Manul) pidió el domingo una “tregua humanitaria de una semana renovable” en este país sacudido por los combates desde hace más de un mes, con motivo del inicio del Ramadán el lunes en la mañana.

Al menos 392 personas han muerto y mil 936 han resultado heridas en Libia desde que el 4 de abril el mariscal Jalifa Haftar, el hombre fuerte de la parte oriente, lanzó una ofensiva militar para conquistar Trípoli, sede del gobierno del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) reconocido por la comunidad internacional.

Las fuerzas leales al GNA y las del autoproclamado Ejército Nacional Libio (ENL) del mariscal Haftar se enfrentan en los suburbios del sur de la capital y en el sur de la ciudad.

Según la Manul, que pide una tregua humanitaria desde que empezó el conflicto, una pausa en los combates se haría “en acuerdo con el espíritu de este mes (de Ramadán), así como con la Convención de Derechos Humanos”.

En el transcurso de esta tregua toda las partes se comprometerían a “cesar toda forma de operación militar, incluidos el reconocimiento, los bombardeos, la acción de francotiradores y la movilización de tropas”.

Manul pide a los beligerantes que “permitan la entrega de ayuda humanitaria a los necesitados y garanticen la libertad de movimiento de los civiles durante esta tregua”.

Los combates han dejado al menos a 55 mil desplazados, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, mientras un gran número de civiles siguen varados en zonas de enfrentamientos.

 LA JORNADA