Oaxaca, Oax.- Los habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla, un municipio mixe de la Sierra Norte de Oaxaca, cumplieron hoy 700 días sin acceso al agua potable, tras el despojo del manantial que se la suministraba a mano de un grupo armado de una comunidad vecina, lo que los ha llevado a subsistir por medio de pequeños arroyos y las captaciones de agua de lluvia.

Actrices, actores, músicos, escritores, periodistas y otras personalidades se sumaron a través de sus redes sociales a la denuncia emprendida por esta comunidad indígena con el hashtag #AguaParaAyutlaYa.

La situación que padece los casi 3 mil habitantes de la población comenzó el 18 de mayo de 2017, cuando un grupo armado ligado a la comunidad de Tamazulápam del Espíritu Santo, también de la etnia mixe, tomó por la fuerza 25 solares en la que habitaban comuneros de Ayutla y que se ubicaban en el paraje donde se encuentra el manantial que los proveía de agua.

Cerca de un mes después, se realizó una inspección ocular por orden judicial, como una medida para dar salida a la posesión por la fuerza de estas tierras y encontrar una solución al conflicto entre ambas poblaciones, pero un grupo armado disparó contra los comuneros desarmados de Ayutla, ataque en el que murió Luis Juan Guadalupe y otras seis personas resultaron heridas. Además cuatro mujeres fueron secuestradas, torturadas y liberadas 24 horas después por la presión que ejercieron organismos de la sociedad civil.

Desde entonces pobladores de Tamazulápam impidieron el suministro de agua potable y ell 25 de agosto de 2017 destruyeron toda la infraestructura hidráulica con la que contaba Ayutla, incluídos tanques de captación, de almacenamiento y distribución, sistema de válvulas y sistema de tuberías.

El próximo 5 de junio se cumplirán dos años de la incursión del grupo armado ligado a funcionarios de Tamazulápam y según, las autoridades municipales de Ayutla, ligado a la siembra de amapola y mariguana en la zona.

Las autoridades municipales de Ayutla aseguran que a pesar de las denuncias emprendidas desde hace dos años la Secretaría General de Gobierno, encabezada por Héctor Anuar Mafud, ha reducido la problemática a un conflicto agrario, desestimando las agresiones sufridas y tratando de solucionar la situación sólo con mesas de diálogo, de donde salen acuerdo que no son cumplidos.

“Es una violación clara al derecho humano de acceso al agua y a la vida, puesto que el agua no puede ser sujeto de negociación alguna, mucho menos con agresores. Luego, los agresores han violentado todos los acuerdos para restablecer el servicio de agua potable”, aseguran en un comunicado.

Sostuvieron además que esta situación ha orillado a las autoridades comunitarias de Ayutla Mixe a ceder sus tierras a los grupos criminales a cambio de volver a tener acceso al agua.

El pasado 25 de abril de 2019 este caso fue expuesto en el Congreso de la Unión por la lingüista mixe o ayuujk Yásnaya Aguilar Gil, originaria de Ayutla, y recientemente se presentó una queja ante Victoria Tauli-Corpuz, relatora de de la Organización de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas, desde donde las autoridades esperan que se ejerza presión institucional para restablecer el servicio de agua en su comunidad, ya que, afirman, ni en las guerras está permitido quitarle el agua al enemigo.

En la campaña emprendida este día a través de redes sociales se sumaron personalidades como Lydia Cacho, Gael García, Diego Luna, Juan Villoro, Julieta Venegas, Jorge Ramos y José María Yazpik, Gabriela Jauregui entre otros.

El Universal