Toledo, Greenpeace y Earth Center Law, solicitan rescate de ríos Atoyac y Salado.

Por Mariana Yáñez Unda 

Cada vez más voces en el mundo se levantan para exigir el rescate de los ríos oaxaqueños Salado y Atoyac: el maestro Francisco Toledo, Greenpeace y Earth Center Law, han dirigido cartas y amicus curiae a los magistrados del Tribunal Colegiado del Centro Auxiliar de la Séptima Región de Acapulco, Guerrero para pedirles que confirmen la sentencia que ordena el rescate de los ríos Salado y Atoyac.

A la petición de miles de ciudadanas y ciudadanos oaxaqueños se han sumado estas importantes voces que han enunciado la impostergabilidad del rescate de los ríos Salado y Atoyac.

Toledo, el más universal de los artistas mexicanos, alerta a los magistrados que el río Atoyac, es un importante patrimonio cultural e hídrico de los oaxaqueños que en el 2032 se cumplirán 500 años y que “apenas si tenemos tiempo para el rescate del río que posibilitó el nacimiento y desarrollo de esta ciudad. Celebremos el medio siglo de vida restaurando el esplendor del río Atoyac.”

Greenpeace por su parte, no deja a lugar a dudas sobre la contaminación de los ríos y explica que “todas las personas tienen la facultad de exigir la protección efectiva del medio ambiente en que se desenvuelve su vida diaria. Si el medio ambiente está contaminado, la calidad de vida también lo estará, y así los fines perseguidos por el Estado no se obtendrán.”

Earth Law Center, poderosa organización de la sociedad civil pide al tribunal del Poder Judicial de la Federación que reconozca a los ríos oaxaqueños como sujetos de derechos. Ellos tienen derecho a la protección. Y a tener los afluentes limpios y con biodiversidad. En el texto de su amicus curiae, explica:

“La severa contaminación de los Ríos Salado y Atoyac genera un gravísimo atentado a la estructura del Río, su salud, sus caudales y al ejercicio de sus funciones esenciales y sus ciclos vitales, amenazando con una pérdida importante de biodiversidad, degradación de los paisajes naturales, deforestación, entre otros.”

Recientemente, la SCJN en el caso de Laguna del

Carpintero ha sostenido que el derecho al medio ambiente es justiciable con independencia del derecho a la salud. 

No hay tiempo. Ante la inacción y omisión del estado la ciudadanía y sociedad civil se organiza. Es hora de rescatar los Ríos oaxaqueños.