El número de mujeres mexicanas en edad reproductiva que usan anticonceptivos creció dos puntos porcentuales en los últimos cuatro años, pasando de 51.6 % en 2014 a 53.4 % en 2018, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) 2018, el número de mujeres que no utilizó un método anticonceptivo en su primera relación sexual bajó de 65.7 a 59.4 %. El grupo que registró el cambio más importante fue el de adolescentes (15 a 19 años), pasando de 54.8 a 59.9 % de jóvenes que sí se protegieron en la primera relación.

Este 8 de mayo, el Instituto presentó los resultados de la encuesta más reciente, entre los que destaca la disminución de algunos de los motivos por los cuales las mujeres dijeron no haberse protegido durante su primera relación sexual.

La Enadis 2018 solo muestra respuestas de mujeres en cuanto al uso de métodos anticonceptivos, incluso en la pregunta sobre vasectomía, el resultado mostrado es sobre las mujeres cuya pareja se la practicó, y no directamente a los hombres que optaron por este método.

Cuestionado al respecto, el secretario general del Consejo Nacional de Población (Conapo), Carlos Echarri, indicó que el Inegi presentó recientemente la Encuesta Demográfica Retrospectiva, que incluye datos sobre la fecundidad de los hombres y el uso de anticonceptivos, aunque admitió que no presenta información tan detallada como la Enadid. “No es que no sepamos nada de los hombres”, dijo.

Las mexicanas tienen menos hijos

La Enadid reveló una reducción en la tasa de fecundidad entre las mujeres de todo el país, tanto en el ámbito rural como el urbano y en todos los niveles educativos, pasando de 2.2 hijos por mujer en 2014 a 2.0 en 2018 a nivel nacional.

Entre los grupos de edad, el que más redujo su número de hijos fue el de 20 a 24 años, pasando de 126 a 118 hijos por cada mil mujeres; seguido del grupo de 15 a 19 años, cuyo número de hijos pasó de 77.0 a 70.6 hijos por cada mil a nivel nacional.

En México, la problemática del embarazo adolescente tomó dimensiones de emergencia nacional en la última década, llegando a ser el país con más adolescentes embarazadas entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sitio que mantuvo hasta el último reporte de abril pasado.

El secretario general del Conapo, Carlos Echarri, atribuye esta disminución en la tasa de fecundidad a que la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente “ha funcionado”, y que ha aumentado la oferta de métodos anticonceptivos. “Que las barreras a las que se enfrentan las mujeres para poder regular su fecundidad y ajustar el número de hijos que tienen a sus preferencias reproductivas están dando resultados”, confió el funcionario.

Por nivel de escolaridad, el grupo que más redujo su tasa de fecundidad fue el de mujeres con algún grado de primaria concluido, pasando de 3 a 2.8 hijos por mujer; también se redujo el número de mujeres en esta situación, pasando de cinco millones 980 mil 714 en el año 2014 a cuatro millones 797 mil 306 en 2018.

Según la Enadid, las entidades con mayores tasas de fecundidad en el periodo 2013-2017 fueron Coahuila, Chiapas, Guerrero y Zacatecas (en ese orden); mientras que las tasas más bajas se ubican en la Ciudad de México, el Estado de México, Querétaro y Baja California.

Menos niños

La encuesta muestra una disminución en la población infantil de México. De 2014 a 2018, la proporción de personas con menos de 15 años de edad pasó de 27.5 a 25.3 %.

No obstante, el Inegi descarta que en el país haya más adultos mayores que gente joven. “Aún no somos un país envejecido”, advirtió Edgar Vielma, director general de Estadísticas Sociodemográficas del Instituto. Explicó que en la estructura poblacional de México el mayor grosor lo ocupan los jóvenes, aunque señaló que cada cinco años la población va envejeciendo más. “Somos un país joven”, insistió.

Precisamente debido a este envejecimiento paulatino, para 2018 aumentó el número de personas con discapacidad, pasando de 6 a 6.3 % de la población. La mitad de la población con discapacidad son adultos mayores, según la Enadid.

Al mismo tiempo se redujo la razón de dependencia: en 2014, había 62.4 personas dependientes por cada 100 en edades productivas; para 2018, este número bajó a 60.2 personas.

Más greencards

El número de personas que emigraron a los Estados Unidos sin ningún documento cayó drásticamente de 2014 a 2018, según el ejercicio: pasó de 41.6 a 27 % de los emigrantes a ese país.

En contraste, el número de emigrantes que llegaron al país vecino con un permiso para trabajar (greencard) tuvo un importante aumento en ese periodo: pasó de 12.7 a 27.3 %.

El secretario general del Conapo atribuyó este cambio al endurecimiento de los controles migratorios que ha impuesto el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, lo que -a decir de Carlos Echarri- ha provocado el aumento de la migración legal.

El presidente del Inegi, Julio Santaella, explicó que la Enadid no podía incluir, en su apartado sobre migración, a los inmigrantes centroamericanos que han llegado a México en caravanas, debido a que la encuesta se levanta en los hogares y ellos aún no cuentan con un lugar de residencia en México. Sin embargo, apuntó que el Censo 2020 incluirá a personas sin hogar, lo que permitiría contar también a personas que están de paso.

La encuesta fue levantada en 119 mil 800 viviendas y fue realizada exclusivamente por entrevistadoras mujeres (mil 400), entre agosto y octubre de 2018. Los funcionarios informaron que su costo fue de 120 millones de pesos y agregaron que para el Censo 2020 serán contratadas casi 200 mil personas, con un presupuesto de 8 mil 700 millones de pesos.

*Ánimal Político