Eduardo Maldonado y Moisés Velasco, de origen mixteco, son ingenieros petroleros por la UNAM y ahora cursan su doctorado en Texas.

Salieron hace una década de sus hogares en la Mixteca Alta, en Oaxaca, y hoy cursan un doctorado en la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos.

Eduardo Maldonado Cruz y Moisés Velasco Lozano demuestran que el esfuerzo y la dedicación a los estudios rinde frutos; primero estudiaron su licenciatura y maestría en Ingeniería Petrolera en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hoy son especialistas en termodinámica de hidrocarburos y simulación numérica de yacimientos.

Actualmente ambos cursan su posgrado gracias a que obtuvieron la Beca Fulbright-García Robles de la Comisión “México-Estados Unidos para el Intercambio Educativo y Cultural” (Comexus).

“La primera institución que nos abrió la puerta fue la Universidad Nacional, y a partir de ahí nos dimos cuenta de que hay muchas oportunidades; simplemente tener educación gratuita nos dio alas para intentar volar un poco más alto, como dicen en mi casa”, compartió Moisés.

“Lo que nos ha ayudado es venir de familias pequeñas, localidades remotas, porque el cambio a la ciudad nos hizo valorar todo”,

Los jóvenes, originarios de las comunidades Asunción Nochixtlán y San Andrés Sinaxtla, buscan a través de sus investigaciones impulsar una eficiencia mayor en la producción de hidrocarburos, de manera que no afecte tanto al medio ambiente.

“En el planeta, diariamente se consumen 100 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, por lo que aún no podemos reemplazar los hidrocarburos con energías renovables. Lo que hacemos tendrá un impacto no sólo a 20 o 30 años, sino a 50, cuando podamos sustituirlos”, expuso Eduardo.

Por ello, agregó Moisés, su meta es regresar en tres o cuatro años a México y ser parte de esa nueva generación que se enfoca en información sustentada técnica y matemáticamente, sin dejar de lado el aspecto económico.

En 2013 obtuvieron el primer lugar del certamen Ocean Academic Competition, México 2013, en el que desarrollaron un plug-in para la optimación del software Petrel, innovación útil para analizar pruebas de incremento de presión en yacimientos naturalmente fracturados.

Además, los jóvenes mixtecos fueron profesores de la Facultad de Ingeniería por dos años, en el Departamento de Ingeniería Petrolera.