REFORMA

Abel Barajas

Cd. de México (27 mayo 2019).- La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) bloqueó las cuentas bancarias de Emilio Lozoya y Altos Hornos de México (AHMSA), como parte de una investigación por lavado presuntamente relacionada con la venta a Pemex de la planta chatarra de Agro Nitrogenados.

El domingo las cuentas fueron congeladas y este lunes AHMSA, en lo particular, lo reportó como hecho relevante a la Bolsa Mexicana de Valores, calificándolo como un acto sin precedentes, arbitrario y violatorio de todo derecho. 

La inmovilización de recursos, dijo la empresa, afecta “a mas de 20 mil trabajadores y miles de proveedores, clientes y terceros que integran la extensa cadena industrial con los que la compañía tiene relación de negocios, poniendo en riesgo la estabilidad económica de Coahuila y de otras zonas en que su actividad influye”. 

La acerera anticipó que aclarará ante el organismo de la Secretaría de Hacienda los supuestos actos indebidos que le atribuyen, mismos de los que niega toda responsabilidad y considera violatorios de sus garantías. 

Posteriormente, Hacienda informó en un comunicado que las cuentas de los trabajadores se descongelarán este martes, cuando se promueva la garantía de audiencia por parte de la empresa.AHMSA aclaró más tarde que la medida que adoptó la UIF deja libre de cualquier riesgo a los acreedores de deuda derivada de la Suspensión de Pagos de la empresa, ya que sus adeudos cuentan con la garantía de estar en un depósito en fideicomiso para ese fin específico. 

En diciembre de 2013 AHMSA vendió a Pemex, entonces a cargo de Lozoya, la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados, en el complejo de Pajaritos, Veracruz, en 273 millones de dólares. 

El costo en su momento fue cuestionado por expertos, dado que las instalaciones tenían 30 años de antigüedad y 18 sin operar, además de que el equipo se encontraba en mal estado e incompleto. Pemex, además, ha invertido 480 millones de dólares para rehabilitar la planta.

Pero, según autoridades federales y fuentes jurídicas, la razón por la que la UIF indaga un posible lavado de dinero es que dos meses después de la adquisición de la planta, AHMSA hizo un depósito millonario a una compañía off shore que recibía dinero de Odebrecht y ha sido relacionada con Lozoya, quien niega ser el propietario.

De acuerdo con información publicada por Quinto Elemento Lab, el 17 y el 24 de febrero y el 10 de marzo de 2014, AHMSA transfirió 3 millones 703 mil 540 dólares a Grangemouth Trading Company, una de las 20 firmas que Odebrecht presuntamente utilizaba para pagar los sobornos en varios países.

En su momento, la acerera respondió que estos pagos correspondían a la cancelación de un contrato suscrito con esa firma, por asesorías para la ampliación de las siderúrgicas en Monclova, Coahuila.

El problema es que Grangemouth Trading Company le depositó sumas millonarias a Zecapan, empresa que los directivos de Odebrecht afirman que les proporcionó Lozoya para que le pagaran sus “servicios”, aunque el ex director de Pemex niega toda relación con ella.

El 5 y 12 diciembre de 2013, así como el 24 de febrero y el 11 y 19 de marzo de 2014, Grangemounth transfirió 5 millones de dólares a Zecapan.

La semana pasada, la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Lozoya para desempeñar cualquier cargo público federal por un periodo de 10 años, y a Edgar Torres Garrido, ex director de Pemex Fertilizante, por 15 años más el pago de una multa de 620 millones de pesos.