REFORMA

Cd. de México (28 mayo 2019).- El vuelo 610 de Volaris en el que viajaba el Presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo un intento fallido de aterrizaje y retomó el vuelo al aproximarse a la pista del Aeropuerto Internacional Amado Nervo de Tepic, un procedimiento normal, de acuerdo al piloto de la aeronave.

A las 12:31 de este martes, el avión tocó tierra, sin embargo, de inmediato se elevó de nuevo ante la incertidumbre de los pasajeros, debido a un procedimiento de seguridad por inestabilidad, dijo el capitán de la aeronave a través de los altavoces.

“Se registró un poco de inestabilidad en la aproximación y por eso volamos nuevamente. Vamos a iniciar nuevamente nuestra aproximación; fue completamente por nuestra seguridad”, indicó el piloto.

Luego de más de 10 minutos en el aire, el avión con 175 pasajeros aterrizó a las 12:43, y el Presidente, acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, descendieron para dirigirse al acto conmemorativo del centenario de la muerte del poeta Amado Nervo.

A su llegada a la sala del aeropuerto, el Mandatario dijo que no sintió temor por este inconveniente por cuestiones técnicas, lo que dijo “es normal”.

Posteriormente, Volaris informó que el vuelo encontró vientos cruzados en su aproximación final al Aeropuerto de Tepic, por lo que de acuerdo con sus protocolos de operación, el capitán al mando efectuó una ida al aire.

“Esta maniobra es completamente normal y segura, se pone en práctica ante condiciones meteorológicas imprevistas”, aseguró la empresa en un comunicado.

La empresa señaló que el capitán realizó nuevamente su proceso de aproximación y aterrizó 2 minutos antes de su itinerario.

Con información de Azucena Vásquez y Notimex