FedEx China se disculpó en su cuenta de redes sociales chinas por el “mal manejo” de los paquetes de Huawei y confirmó que no existían “presiones externas” para desviarlos. 

Reuters.- China investigará si FedEx Corp dañó los derechos legales e intereses de sus clientes, dijo el sábado la agencia de noticias oficial Xinhua, luego de que el gigante de las telecomunicaciones Huawei afirmó que los paquetes destinados a la firma fueron desviados.

En medio del empeoramiento de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, el Ministerio de Comercio en Pekín aseguró el viernes que elaboraría una lista de las empresas e individuos extranjeros «no confiables» que dañan los intereses de las compañías chinas. No entregó nombres.

El organismo emitió la amenaza después de que Washington puso el mes pasado a Huawei en una lista negra que efectivamente bloquea a las firmas estadounidenses de hacer negocios con la fabricante de equipos de telecomunicaciones con sede en Shenzhen.

Huawei dijo a Reuters el viernes que estaba revisando su relación con FedEx, después de que según la compañía la firma estadounidense desvió dos paquetes destinados a direcciones de Huawei en Asia para Estados Unidos y había intentado redirigir otros dos.

FedEx dijo que los paquetes estaban «mal enrutados por error».

Xinhua, sin dar más detalles, afirmó que recientemente FedEx no entregó paquetes a los destinatarios y direcciones correctas en China.

La compañía estadounidense no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios a través de un correo electrónico.

El martes, FedEx China se disculpó en su cuenta de redes sociales chinas por el «mal manejo» de los paquetes de Huawei y confirmó que no existían «presiones externas» para desviarlos.

Washington cree que Huawei, el mayor fabricante de equipos de redes de telecomunicaciones del mundo, es una amenaza potencial de espionaje debido a sus cercanos lazos con el Gobierno chino.

Huawei ha negado reiteradamente que es controlada por el gobierno, los servicios militares o de inteligencia.

FORBES