Una serie de cláusulas en los contratos que Altos Hornos de México firma con quienes tiene alguna relación comercial, podría convertirse en un “as bajo la manga” para la defensa de Alonso Ancira Elizondo, detenido en España, a pedido de México y con fines de extradición.

Una fuente que habló con VANGUARDIA a condición del anonimato reveló el contenido de diversas cláusulas que AHMSA incluiría “por regla” en todos sus contratos, a fin de librar de cualquier responsabilidad a sus directivos en relación con casos de corrupción. 

De acuerdo con la fuente, una cláusula establece el compromiso de la contraparte de AHMSA de no realizar pagos o transferencias de ningún valor, a ningún funcionario o empleado gubernamental, ni a candidatos o cualquier persona, “si dichos pagos o transferencias violan las leyes de México, las leyes de los Estados Unidos de América, o las leyes del país en donde se lleven a cabo dichos pagos”. 

Además, el clausulado incluiría declaraciones expresas en el sentido de que quien firma el documento conoce las normas nacionales e internacionales de combate a la corrupción, por lo cual “no violará, o hará que AHMSA viole, la Legislación Anticorrupción, en relación con los servicios relacionados con AHMSA bajo este Contrato”. 

La empresa acerera es investigada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda por la venta de AHMSA de la planta chatarra en Pajaritos, a Pemex cuando Emilio Lozoya era el titular de la paraestatal. 

La compra se había pactado en 275 millones de dólares, de acuerdo con el vocero de Altos Hornos de México, Francisco Orduña, cuando en realidad los activos fueron valuados en 310 millones de dólares, y no fue una transacción de 500 millones de dólares como se asegura.

Fuente: Vanguardia