José Narro renunció a su militancia priista y, por ende, a participar en el proceso para elegir al nuevo presidente del partido.

Acusó que Alejandro Moreno es el candidato de Enrique Peña y Andrés Manuel López Obrador. 

El exrector de la UNAM fundó su decisión en la simulación con la que la dirigencia del PRI ha conducido la sucesión. 

“Son evidentes las muestras de que existe un preferido de la cúpula del PRI, el candidato oficial de los gobernadores PRI y de quien fue, hasta hace poco, el jefe político del partido”, dijo Narro en un video difundido a través de sus redes sociales en alusión a Alejandro Moreno, aspirante a dirigir al PRI que cuenta con el apoyo del ex presidente Enrique Peña. 

Reiteró su denuncia de que con votantes de Coahuila, Campeche, Oaxaca y Ciudad de México de la cap se buscará inflar la votación a favor de Moreno. 

“No se quisieron escuchar las consecuencias de usar un padrón tramposo y abultado… Ellos (los militantes de esos estados) serán llevados votar por quienes llenarán de vergüenza al partido”, indicó. 

También recordó que la cercanía con el presidente López Obrador con el gobernador con licencia de Campeche ocasionará que no sea un priista el que tome decisiones. 

“Son groseros los intentos del gobierno federal en la misma dirección (favorecer la candidatura de Moreno)… Hay que evitar que las decisiones del PRI las siga tomando el presidente en turno”, lanzó

Fuente: El Heraldo