INFOBAE

El actual dueño de los DIablos Rojos de México, pagó USD 30 millones por su rescate, luego de que unos pistoleros lo interceptaran mientras se dirigía a su trabajo

En una dramática aparición en televisión nacional, el representante de uno de los hombres de negocios más ricos de México acordó pagar el rescate que buscaban los secuestrados del multimillonario y les suplicó su pronta liberación.

“Ante Dios, a quien el Sr. Harp y todos nosotros hemos invocado cada día, les pedimos (a los secuestradores) que liberen al empresario lo antes posible”, imploró el abogado José Aguilera Medrano.

El entonces presidente del Banco Nacional de México, Alfredo Harp Helú, había sido plagiado por unos pistoleros que lo interceptaron mientras era conducido a su trabajo por uno de los suburbios más exclusivos de la Ciudad de México.

A Harp, se le vio por última vez el 14 de marzo de 1994, cuando salió de su casa ubicada en Coyoacán, (CDMX) para dirigirse a sus oficinas. Abordó su Gran Marquis, y después fue privado de su libertad en manos de miembros del Ejército Popular Revolucionario (EPR) disfrazados de militares.

Por la noche, Banamex emitió un comunicado: “El día de hoy ocurrió el rumor en el sector financiero del país que había tenido lugar el posible secuestro del presidente del Grupo Financiero Banamez-Accival, Alfredo Harp Helú, situación que aún no es confirmada,. En todo caso, y a fecto de garantizar la seguridad del señor, no se dará información hasta que no se haya esclarecido el paradero del presidente del grupo financiero”.

Un día después, varios banqueros se reunieron con el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, quien con una gran crisis en materia de seguridad afrontaba su último año en el gobierno de México.

Sorpresivamente, en ese lapso de tiempo, apareció una carta firmada por Harp Helú, en la que confirmaba su secuestro, esclarecía su buen estado de salud, y exigía la no intervención de la policía mexicana, pues su vida corría peligro.

A 40 días del plagio, Fortunato Harp, tío del empresario, declaró su preocupación por las negociaciones con los plagiarios y en entrevista con un medio nacional dijo: “No nos queda más que esperar y pedirle a Dios que no lo maten”.

El plagio de Helú perdió fuerza en la opinión pública tras el asesinato del aspirante del PRI a la presidencia de México, Luis Donaldo Colosio (1950-1994).

Sin embargo, los secuestradores del multimillonario pronto regresaron a los titulares, al reclamar la contratación de una aseguradora para negociar con ellos el rescate. Ésta, les prometía que a un bajo costo lograrían liberarlo. “Estamos dispuestos a ejecutarlo sino cumplen nuestras condiciones”, afirmaron .

El 25 de abril, los delincuentes hicieron pública la exigencia de USD 100 millones.

Tras 106 días de cautiverio y pagar un rescate de USD 30 millones, la noche del 28 de julio Harp Helú fue liberado. A través de un comunicado emitido por Banamex, el Grupo Financiero y la entonces llamada Procuraduría de Justicia del DF, así como una entrevista que la víctima concedió a Televisa, se confirmó la notica.

Según Harp, a la 20:15 horas fue liberado en Av. Universidad y Parroquia, en donde abordó un taxi para dirigirse a casa de un familiar. Detalló que se sentía con muchos ánimos, pero que descansaría un poco antes de reincorporarse a su vida normal: “Creo que lo importantes es que todos luchemos por México”, señaló.

Blindado con fuertes medidas de seguridad, el 9 de julio de 1994 apareció por primera vez en público al asistir al encuentro de sus Diablos Rojos de México vs. los Tigres Capitalinos, en el Parque del Seguro Social.

En 1996, el diario La Jornada documentó que cerca de USD 10 millones, producto del rescate pagado por la libertad del banquero Alfredo Harp, fueron recuperados por fuerzas de seguridad nacional, durante un operativo en el que se desmantelaron varias casas de seguridad que guerrilleros mantenían en el Distrito Federal (hoy Ciudad de México).

Dos años después, dos de sus plagiarios fueron capturados.

Harp Helú es contador público egresado de la UNAM. Fue uno de los fundadores de la Bolsa Mexicana de Valores, además de ser uno de los integrantes que adquirieron Banamex. También es conocido porque es primo de Carlos Slim.

El multimillonario se caracteriza por su singular sonrisa y gusto por el béisbol. Cuenta con una academia en Oaxaca que apoya a jóvenes prospecto de este deporte.

Desde su infancia se declaró fanático de los Diablos Rojos de México, equipo del que actualmente es propietario.