DETRÁS DE LA NOTICIA

Los sacrificios humanos forman parte de nuestra vida desde la lejana cosmovisión prehispánica en nuestras culturas madres de Mesoamérica, al igual en lo que hoy es México y Oaxaca, ofreciendo a mujeres y hombres jóvenes o enemigos a los dioses.   

A principios de nuestra era la práctica de exponer los cráneos de los sacrificados ya se observa en Huamelulpan, Oaxaca, perteneciente al Distrito de Tlaxiaco, en la Mixteca Alta, y en sitios de periodos posteriores como Copán, Honduras y Uxmal.

Estos tzompantli alcanzaron grandes proporciones, mayores incluso que las de los posteriores tzompantli de la gran capital azteca Tenochtitlán.

Al igual que entonces, la moderna versión de los sacerdotes de la muerte, sicarios o verdugos del crimen organizado y/o del narcotráfico, decapitan, desuellan y descuartizan generalmente a sus enemigos o traidores, y se comen algunas de sus vísceras preferentemente su corazón.

Los sacrificados a Xipe Tótec eran desollados después de muertos. Solo falta que hoy a semejanza de entonces su piel sea utilizada por los modernos sacerdotes de la muerte para que, poniéndosela encima, busquen personificar al dios de la muerte.

Los sacrificios humanos ofrendados al tlatoani Huitziloamlopochtli, Presidente Andrés Manuel López Obrador -dios azteca del Sol y la guerra-, por el crimen organizado y/o el narcotráfico, sirvieron para que se comprometiera a concluir la postergada supercarretera a la región de la Costa.

Esperemos que los mismos u otros sacrificios humanos sirvan para que hoy en su segundo día de gira por Oaxaca el tlatoani Huitziloamlopochtli, se comprometa, asimismo, a terminar la no menos aplazada supercarretera al Istmo, futuro polo de desarrollo regional.

La delincuencia organizada dio la bienvenida a Oaxaca al tlatoani Huitziloamlopochtli con un descuartizado más, como sacrificio ritual en Tuxtepec, localizado a la altura del Instituto Tecnológico Agropecuario (ITA).

Esta nueva víctima propiciatoria ofrecida al Presidente Andrés Manuel López Obrador, se suma a las nueve bolsas de plástico con restos humanos, abandonadas el 8 de junio en la entrada principal de la comunidad de La Reforma, Tuxtepec.

La madrugada de ese sábado, hace 20 días el dantesco hallazgo, fue localizado en el tramo de la carretera Tuxtepec-Playa Vicente, perteneciente a la Cuenca del Papaloapan en los límites de los estados vecinos de Oaxaca y Veracruz.

De acuerdo con los primeros informes alrededor de las 5:00 horas del sábado 8 de junio, se realizó el hallazgo de nueve bolsas con restos humanos en el municipio de Tuxtepec, Oaxaca; se trata de dos mujeres y seis hombres, uno de ellos estaba decapitado.

El baño de sangre de los sacrificios humanos continuó a lo largo del día, pues horas más tarde, se dio a conocer la ejecución a balazos en su domicilio el abogado Jesús Manuel Chiñas Carlok, en Salina Cruz, ampliamente conocido con el sobrenombre de “El Veneno”.

Por la tarde, se informó que fueron localizados dos cuerpos sin vida en la batea de una camioneta en el camino de terracería de la comunidad de Zimatán, Santiago Astata, a Santa María Xadani, perteneciente a San Miguel del Puerto.

La violencia sin tregua en Oaxaca. Ayer, se dio una ejecución múltiple en la comunidad de San José Río Manzo agencia de San Juan Lalana, en la Cuenca del Papaloapan. Aparecieron cuerpos desmembrados con narco mensaje. Las ejecuciones en la entidad van viento en popa, más de 100 en Junio.

Lo peor de todo y que no ignora el tlatoani de la Cuarta Transformación Andrés Manuel López Obrador que la presunta complicidad de las corporaciones policíacas de los diversos órdenes de gobierno detonó la brutal violencia en México.

La madrugada de este viernes 28 de junio sobre la carretera federal Tuxtepec-Agua Fría-Loma Bonita, a través de llamadas telefónicas diversos automovilistas reportaron la existencia de una bolsa con restos humanos descuartizados de la última víctima.

Al arribar al lugar elementos de diversas corporaciones policiacas federales y agentes estatales de investigación con peritos de la Vicefiscalía de Justicia en Tuxtepec, confirmaron la existencia de los restos humanos.

Sobre los restos humanos despedazados, que se espera sean reconocidos por sus familiares en las próximas horas, había un probable un narco mensaje en una cartulina con la leyenda:

“Esto va para todos los extorsionadores, ratas, roba vacas, roba motos, asaltantes, chapulines y chismosos, ya nos cansaron que no entiendan. Pónganse a trabajar honradamente y no se metan en lo que no les importa y nosotros no hacemos (sic) comunicados pendejos, nosotros nos comunicamos así”.

El cuerpo de la persona hasta el momento no ha sido identificado, por lo que permanecía como Ningún Nombre (NN) en el Servicio Médico Forense (SEMEFO) Municipal, ubicado en la Colonia Moderna del propio municipio de Tuxtepec.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila