Juan Martínez Ferra 

Criticada el lunes por la valla humana que se estableció a su alrededor para no ser molestada, así como su cerrazón con la prensa oaxaqueña, la actriz Yalitza Aparicio paseó este día por calles del Centro Histórico.

Quizá a modo de resarcir los señalamientos en su contra, por evitar también tener contacto con sus admiradores oaxaqueños, alrededor del mediodía la estrella de la película Roma se dejó ver por las calles.

Fue en la primera calle de Macedonio Alcalá donde fue captada con tres guardias de seguridad, dos de ellos de casi dos metros de alto, que contrastan con la baja estatura de la actriz originaria de Tlaxiaco.

De inmediato un grupo de turistas la abordó para pedirle foto del recuerdo. Y así se fueron acumulando las peticiones, que hacían difícil su desplazamiento por el Andador Turístico.

Fue en la calle de Valdivieso, a una cuadra del zócalo cuando la gente tuvo que organizarse y hacer fila para tomarse fotos con ella, a pesar de que los guaruras insistían en que ya se tenía que retirar porque apenas iba a tomar sus alimentos.

Finalmente tuvo que venir una camioneta de transporte turístico a la avenida Independencia con Valdivieso a rescatarla literalmente, y llevársela con rumbo desconocido, pues ya no pudo llegar al mercado 20 de Noviembre, que pretendía conocer.

Así Yalitza Aparicio pudo quitarse este martes un poco la imagen de pedante con los oaxaqueños, pues en esta ocasión no impidió que se le acercaran lo mismo niños que adultos a tomarse la selfie.