Juan Martínez Ferra

Sin guaruras y sin poses, la señora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, disfrutó al máximo las fiestas de la Guelaguetza de la entidad oaxaqueña.

Invitada por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa y su esposa Ivette Morán de Murat, la señora lo mismo caminó por los pasillos del auditorio del cerro del Fortín que aceptó cualquier cantidad de fotografías e incluso abrazó a niñas y niñas.

Llegó puntual a la cita con las autoridades estatales y aunque se sentó en el palco de honor,prácticamente no se estuvo quieta, pues cuando no aplaudía y regalaba los presentes de las delegaciones, bajaba a saludar a los asistentes al auditorio y recorría pasillos.

Al término de la edición matutina del segundo Lunes del Cerro, fue invitada por el mandatario Murat Hinojosa y su esposa Ivette Morán a subir al estrado principal y junto con las delegaciones bailaron la pieza final, además de aceptar tomarse fotografías con los bailarines y músicos.

De acuerdo con los asistentes, la actitud de la esposa del Presidente de México contrastó con lo observado la semana pasada con la oaxaqueña Yalitza Aparicio, que traía al menos tres guaruras y al final salió escoltada del auditorio hasta con personal del Cuerpo de Bomberos, para no ser molestada.