OAXACA, Oax. (apro).- Rafael, de cinco años de edad, ingresó al Hospital General de Juchitán “Macedonio Benítez Fuentes” con síntomas de enfermedad por dengue y dos días después falleció.

El secretario de Servicios de Salud de Oaxaca, Donato Casas Escamilla, señaló que en caso de que los resultados de laboratorio resulten positivos, sería la primera muerte ocasionada por esa dolencia viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

Por lo pronto, dijo, Oaxaca ocupa el séptimo lugar a nivel nacional con 280 casos confirmados, de los cuales 54 son motivo de alarma y 15 son graves.

Casas Escamilla detalló que hasta la semana epidemiológica número 29 se han confirmado 191 casos en la Jurisdicción Sanitaria número uno de Valles Centrales; 32 en el Istmo de Tehuantepec; Sierra, con 25; Costa, 23; Tuxtepec, seis, y la Mixteca, con tres casos.

Insistió que en Oaxaca no hay signos de alarma, porque a nivel nacional la entidad se ubica en el séptimo lugar, y los estados más afectados son Chiapas, Quintana Roo y Veracruz.

En el caso de Rafael, de Unión Hidalgo, sostuvo que ingresó el pasado domingo 28 con síntomas de dengue y dos días después falleció, por lo que se le tomaron muestras de laboratorio para confirmar o descartar si la defunción fue provocada por esa enfermedad.

Sobre la hermana de Rafael, quien falleció hace menos de 40 días y presentaba los mismos síntomas, el titular de los Servicios de Salud dijo que desconocía ese caso porque nunca ingresó a un hospital.

El funcionario estatal mencionó que los Servicios de Salud ya implementan estrategias para disminuir la presencia del mosquito transmisor Aedes Aegypti y Albopictus, con el control larvario en 367 mil 752 viviendas en todo el estado.

También se realizó el rociado residual con insecticida en 12 mil 74 viviendas, para cortar la transmisión de la enfermedad a través de la eliminación de posibles mosquitos infectados por arbovirosis.

Además, se han realizado nebulizaciones con máquinas pesadas y portátiles en 33 mil 547 hectáreas, y se lleva a cabo la vigilancia entomológica con seis mil ovitrampas instaladas para medir la densidad del vector en el estado.

Fuente: PROCESO