Juan Martínez Ferra 

Oaxaca. Las cuatro personas asesinadas ayer en San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, eran familiares y provenían de Tonalá, Chiapas; habían sido reportados como desaparecidos el miércoles 31 de julio pasado.

Según los primeros datos de las fiscalías de ambos estados, se persiguen dos líneas de investigación, uno que iban en busca de unos delincuentes que les robaron una motocicleta y para lo cual abordaron un taxi del sitio “La Libertad”, número económico 045, color blanco y verde, de Tonalá, Chiapas.

Sin embargo, fueron asesinados alrededor de las dos de la mañana a un costado de la carretera federal en la región del Istmo, en inmediaciones de Tapanatepec.

Se trata de Rigoberto y Aarón Mejía, de 56 años y 18 de edad; Fernando M. de 15, además del chófer de la unidad, Antonio Santiago, de 35 años.

La otra línea de investigación es la probable participación en delitos como el tráfico y/o venta de estupefacientes, pues junto a los cuerpos que se hallaban en el interior del taxi, se localizó un “narcomensaje”.