Juan Martínez Ferra

A pesar de la presencia de la Guardia Nacional y corporaciones federales, así como la falta de operatividad de la Policía Municipal, la delincuencia se sigue burlando de los operativos en la ciudad de Juchitán de Zaragoza.

Ayer a la luz del día, fue asaltada una mueblería denominada “Dalia”, ubicada en la calle 5 de Mayo del centro de esa población istmeña. El botín fue de aproximadamente 43 mil pesos.

Para ello amagaron con armas de fuego al empleado y lo encerraron en el baño y luego cometieron el robo.

Policías municipales arribaron después de los hechos al lugar; supuestamente efectuaron operativos de búsqueda pero no lograron alcanzar a los dos delincuentes que robaron en el establecimiento.

Mientras tanto en Salina Cruz, la noche del domingo se reportò la agresión sexual cometida en contra de una mujer en la colonia Lomas de Galindo Sur.

Vecinos pidieron auxilio de corporaciones policiacas y de socorro, ante el llanto de una mujer que fue violada; fue atendida por paramédicos pero se negó a presentar denuncia, a fin de evitar el escarnio público y la burocracia por parte de las autoridades. Sólo indicó que tenía su domicilio en la colonia San Pablo Norte.