De acuerdo a los datos del gobierno de México, durante los últimos 10 años han ingresado ilegalmente al país alrededor de 2 millones de armas, un promedio de 200.000 por año.

El titular de la Secretaría de Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, durante la conferencia de prensa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó  que se estima que ingresaron al país 2 millones 12 mil armas ilegales, de las cuales, restando las que ha asegurado la dependencia, aún hay un millón 679 mil 884 que faltan por recuperar.

Cresencio Sandoval explicó que no existen datos precisos sobre el ingreso ilegal de armas, pero indicó que de acuerdo a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) de Estados Unidos, indica los números anteriores.

También informó que el 70% de estas armas son provenientes de Estados Unidos, y fueron ingresadas de manera ilegal por los estados fronterizos de Texas, Arizona, Nuevo México y California.

El otro 30% son traídas desde  países de Europa como España, Italia , Austria, entre otros.

La mayoría de estas armas ilegales están en poder de los  diferentes grupos del crimen organizado  y en 10 años se  han asegurado 193.413.

Se estima que ingresan cada año 200 mil armas ilegales al país a través de cinco puntos fronterizos: Tijuana- San Diego, El Paso- Ciudad Juárez, Laredo – Nuevo Laredo, McAllen – Reynosa, y Brownsville-Matamoros.

Según dichas estimaciones, en total han ingresado 2 millones 12 mil armas de manera ilegal en diez años, pero de éstas, 332 mil 689 fueron recuperadas mediante aseguramientos o donadas por la población en las campañas de canje de armas.

La ATF de Estados Unidos reporta que hay en el país vecino 133 mil licencias para venta de armas de fuego, de las cuales 22 mil puntos de venta están en los cuatro estados fronterizos con México.

De las armas aseguradas por las autoridades y según el análisis de su origen, el 41 % de las armas que ingresan ilegalmente a México vía EEUU provienen de Texas, 19% de California y 15% de Arizona.

En la última década la Sedena registró un flujo de 468. 737 armas  en el país que fueron adquiridas para las Fuerzas Armadas y las que se comercializaron legalmente a dependencias federales, estados, empresas de seguridad y particulares.

El titular de la Secretaría de Defensa explicó que las Fuerzas Armadas adquirieron entre 2009 y 2019  18. 112 armas de fuego.

Esta dependencia es la única autorizada para comercializar armas en el país y vendió de forma legal 450. 625 armas.

La mayoría 228 mil 391, se comercializaron a los gobierno estatales para sus corporaciones de seguridad.

Otras 76 mil 820 se comercializaron a dependencias federales o autónomas como Pemex, CFE o Banxico, para el resguardo de sus instalaciones.

A personas particulares y ex militares, se vendieron de manera legal 113 mil 74; mientras que a empresas de seguridad privada se vendieron 32 mil 340 armas.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), a través de la Policía Federal, decomisó desde el último mes del año pasado hasta ayer, un total de 1.294 armas de fuego, de las cuales 807 son cortas y 487 de calibre grueso.

Además, también aseguró 3.353 cargadores, 156.610 cartuchos, 41 granadas, dos lanzagranadas y un aditamento para lanzagranadas, “lo que representa su neutralización para evitar hechos delictivos”, señalaron las autoridades.

“Esto, como parte de las acciones emprendidas por el gobierno de México para fortalecer los mecanismos de adquisición y portación de armas de fuego, además de implementar operativos nacionales para combatir el tráfico y uso de armas a nivel nacional”, agregaron.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante los primeros seis meses del año, del total de víctimas de homicidio doloso en el país, el 72% perdieron la vida por arma de fuego.

Los operativos para el control de armas son llevados a cabo principalmente por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina-Armada de México, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, a través de la Guardia Nacional y Policía Federal, y la SRE.

Las armas de fuego de manufactura estadounidense nutren al crimen organizado en México. En la mayoría de los homicidios dolosos y otros crímenes de alto impacto cometidos en este país. Así lo ha confirmado la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).

De acuerdo con The Washington Office on Latin America (WOLA), las armas traficadas tienen su origen en dos fuentes: los bazares de armas y los locales establecidos. Respecto a la primera fuente, se ha señalado que los traficantes adquieren directamente sus arsenales en estos lugares que, por lagunas en la legislación de EEUU, no piden verificar los antecedentes penales de los compradores ni tienen límites en la venta de armas.

Por otra parte, en las tiendas el modus operandi de los criminales es usar a terceras personas para que compren el arsenal y posteriormente se los entreguen. Una tercera fuente es el robo de armas a propietarios legales. Un caso así ocurrió en 2016, cuando robaron 114 armas en Georgia, 930 en Texas y 690 en California; muchas de estas armas fueron usadas en crímenes efectuados en México.

Fuente: Infobae