Oaxaca. Tras las lluvias provocadas la semana pasada por las ondas tropicales 25 y 26 y una zona de inestabilidad en las costas del estado, Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO) reportó que al menos tres puntos de la red carretera local presentaban algún grado de afectaciones, que se ha traducido en que la circulación permanezca abierta, pero con diversas restricciones a fin de salvaguardar la integridad de los automovilistas. 

En entrevista, el director del CAO, David Mayrén Carrasco, precisó que las zonas más afectadas eran hasta el mediodía de este lunes la carretera que comunica a San Bartolomé Loxicha, en el distrito de Pochutla, así como un tramo de la carretera El Vidrio-San Gabriel Mixtepec, a la altura de San Juan Lachao, y otro sobre la vía que conduce de Juquila a Río Grande.

Mayrén indicó que en los dos últimos puntos mencionados, la dependencia solicitó a los conductores no viajar de noche, pues podrían encontrarse con algún derrumbe, deslave o quedar a merced de una tromba, lo que podría derivar en un percance.

“Hay paso pero con restricciones; es decir, con mucho cuidado”, subrayó.

Refirió que aunque, en términos generales, las precipitaciones ocasionaron la caída de piedras, rocas, ramas y árboles en varios sectores del estado, las zonas más afectadas se encuentran en el sur de la entidad, específicamente en la región de la Costa.

“Nos estamos manteniendo alerta con las autoridades municipales, con el Coordinador Estatal de Protección Civil y con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y continuaremos en comunicación”, dijo.

A su vez, la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO) indicó que derivado de las lluvias, sobre la carretera que conduce a Jalapa de Díaz, a la altura de Paso Escalera en San Felipe Usila, en la Cuenca del Papaloapan, se han presentado daños a la pavimentación, por lo que fue necesario el acordonamiento de la zona.

Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reportó que las precipitaciones de la semana pasada no provocaron daños en la red carretera que administra el gobierno federal.

Ante una petición de información, la dependencia indicó que las acciones efectuadas por su personal se han limitado a la remoción de piedras y ramas, que han caído a la carpeta asfáltica.